Miércoles

Son las 2:15 de la mañana del miércoles y yo sigo despierto, hace dos horas y media estaba leyendo, acostado en la cama, y los ojos se me cerraban por el cansancio. Ella estaba frente a la computadora, terminando unos trabajos de la escuela, así que me levanté y fui a preparar mis cosas para mañana, antes de que el sueño me venciera y ya no tuviera ganas de hacer nada más.

Volví y ella seguía concentrada en terminar sus tareas,  me acosté y, en vista de que no podía seguir leyendo, me puse a ver unos videos en YouTube. 

Dos horas después, me encuentro escribiendo esto en WordPress. Tal vez si me pongo a leer de nuevo… 

En fin. 

Hoy es miércoles (Wednesday… como aquel personaje del libro de Gaiman del cual les hablaré en el siguiente post, hoy no), como les decía, son las dos de la mañana, y mientras espero a que me vuelva a dar sueño, he decidido venir a compartir con ustedes una pequeña parte de la música que me acompaña todos los días, ya canciones tan distintas entre sí pero que me ponen de muy buen humor cada vez que las escucho. 

La primera es una canción de Gogol Bordello, una banda de gypsy punk, a quienes escuché por primera vez hace algunos años, y cuyo estilo tan peculiar me enganchó casi al instante.

Hace unos días, mientras descargaba música nueva desde Spotify me acordé esta banda, y de entre todos los discos que descargué, ésta fue una de las canciones que más me gustaron. 


¿Alguna vez escucharon la canción de What does the fox say? Yo la escuché hace tiempo, y me pareció tan tonta, y a la vez tan genial, que se volvió una de mis favoritas… no se porqué nunca la descargué para traerla en mi iPod. Como sea, hace unos días, mientras revisaba las recomendaciones de YouTube me topé con una canción titulada Mr Tooth de un artista llamado Ylvis  y me fascinó. Busqué más canciones del mismo artista y fue hasta ese momento que descubrí que era el mismo tipo que cantaba la canción del zorro, así que fui a Spotify para descargar algunas de sus canciones y poder escucharlas después; lamentablemente la canción de Mr Tooth no está en Spotify, pero aquí se la dejo para que la escuchen y disfruten del video. 


Y para finalizar, la dejo un video de Carlos Sadness, un artista español. Su música me gustó bastante desde que descubrí por pura casualidad el disco Ciencias Celestes. No sabía cuál video compartir, ya que son varias las canciones de Carlos Sadness que me ponen de buenas, así que simplemente elegí una al azar: Miss Honolulu. 


Como dije al principio, el estilo de estos artistas es tan distinto, pero lo que tienen en común es que siempre que los escucho me alegran el día, y con sus ritmos rápidos, melodías alegres, y coros simples pero pegajosos hacen que estas canciones (y otras, de los mismos artistas) estén en mis listas de reproducción de casi todos los días. 

Y llegamos al final del post. 

Acabo de notar que ya son las 2:40 y mañana debo levantarme temprano para ir a trabajar. Así que terminamos por hoy, nos leemos en el siguiente post para hablar de ese libro de Neil Gaiman que mencioné antes. Hasta entonces, damas y caballeros. Peace & Love. 

El cuestionario Proust…

 

Saludos, damas y caballeros.

Por fin tenemos computadora e internet en casa.

Ya teníamos una laptop, y con mi plan de datos podía navegar desde el celular hasta el cansancio, pero… bueno… ya saben, no es lo mismo.

Extrañaba poder sentarme frente al escritorio, ante la luz inquisidora de la pantalla, y escribir… como solía hacerlo hace tanto tiempo.

Así que… supongo que el blog ya no estará tan abandonado. Y también podré retomar algunos viejos proyectos e iniciar otros nuevos que tengo en mente desde hace un buen rato.

Ya habrá tiempo para todo eso. Un paso a la vez, dice el Mago.

writer-at-work

En fin…

Revisando los viejos archivos del blog me topé con algunas publicaciones como ésta, de hace poco más de un año, y me sorprende ver cómo ha cambiado mi vida en este tiempo. Todo ese hastío acumulado que me hacía sentir que estaba llegando a un callejón sin salida ahora solo es un viejo recuerdo que poco a poco se desvanece.

Junto a esas publicaciones, también encontré borradores que nunca llegué a publicar, uno de ellos contenía el famoso Cuestionario Proust (para quien no sepa de qué se trata, puede googlearlo… o simplemente dar click aquí); así que decidí actualizarlo y publicarlo hoy, mientras termino de editar los demás posts que pronto publicaré también por aquí.

 

Comencemos con el interrogatorio…

1. ¿Principal rasgo de su carácter?

Introvertido.

2.  ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre?

La lealtad.

3.  ¿Y en una mujer?

La inteligencia.

4. ¿Qué espera de sus amigos?

Simplemente poder contar con ellos cuando los necesite.

5.  ¿Su principal defecto?

Mi impuntualidad, o tal vez mi misantropía.

6. ¿Su ocupación favorita?

Leer, definitivamente leer (Cuentos, novelas, cómics, lo que sea).

7. ¿Su ideal de felicidad?

Los días libres en los que no tengo ningún compromiso y simplemente puedo disfrutar del día haciendo cualquier cosa (o ninguna).

8. ¿Cuál sería su mayor desgracia?

Darme cuenta que he llegado al límite de todo lo que puedo hacer y que de ahí en adelante, todo se vuelva monótono y rutinario… afortunadamente, aun hay muchas cosas por hacer.

9.  ¿Qué le gustaría ser?

La mejor versión de mí mismo.

10.¿En qué país desearía vivir?

Tal vez suene un poco cliché, pero… yo diría que Francia… aunque también me gustaría visitar España, o Argentina, .

11.  ¿Su color favorito?

Negro.

12. ¿La flor que más le gusta?

No se… ¿Tulipanes?

13. ¿El pájaro que prefiere?

El colibrí.

14. ¿Sus autores favoritos en prosa?

Julio Cortázar, Terry Pratchett, Haruki Murakami, Neil Gaiman, Isaac Asimov, John Kennedy Toole, Jack Kerouac…

15.  ¿Sus poetas?

Charles Baudelaire, Alejandra Pizarnik, Pablo Neruda, Juan Gelman…

16. ¿Un héroe de ficción?

John Constantine.

17.  ¿Una heroína?

Silhouette (Watchmen).

18. ¿Su compositor favorito?

Uhmmm… no se… Paganini, Dylan, Morrison, Lennon, Saul Hernandez…

19. ¿Su pintor preferido?

Van Gogh, el Bosco, Dalí, Remedios Varo…

20. ¿Su héroe de la vida real?

Mi padre.

21. ¿Su nombre favorito?

Luis.

22. ¿Qué hábito ajeno no soporta?

Los chismes.

23. ¿Qué es lo que más detesta?

A la gente que habla mal de otros solo para sentirse mejores.

24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo?

Veo a la historia de un modo muy objetivo, incluso los personajes más crueles o sádicos me son indiferentes (algunos hasta me parecen interesantes)

25. ¿Un hecho de armas que admire?

Las cruzadas.

26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer?

Volar, tal vez.

27. ¿Cómo le gustaría morir?

De manera tranquila, rodeado de personas que me quieran y con la satisfacción de haber logrado todo lo que me propuse en vida.

28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo?

Apacible, con cierta inclinación hacia la melancolía.

29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia?

La ignorancia.

30. ¿Tiene un lema?

El del Mago solía ser Peace&Love… personalmente no tengo uno en especial.

 

Y eso fue todo. Supongo que el próximo año volveré a responder las preguntas y compararé mis respuestas; ustedes también pueden hacerlo, si gustan.

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.

Peace&Love…

Apología de la Soledad. 

—La gente como vos no puede tener amigos—me dijo; y debo admitir que tenía razón. 

Hasta cierto punto, es cierto. Soy una persona que no tiene amigos, siempre he sido el tipo aburrido que se aparta de los demás para regodearse en su soledad.

Aún recuerdo que, el año pasado, mientras empacaba mis cosas para irme de la Ciudad de México, me puse a pensar en todas las personas que conocí en esa ciudad, y por un instante, sentí cierta tristeza. Aquel día empaqué todo, tiré lo que ya no necesitaba,  y me fui de ahí. No me despedí de nadie y nadie fue a despedirse de mí. Tres años viviendo solo, en una de las ciudades más pobladas del mundo,  y nunca me preocupé por hacer verdaderos amigos. Tuve un par de conocidos, y llegué a convivir con algunas personas, pero nada más. 

Si bien es cierto que en mi soledad he encontrado el espacio y el tiempo necesario para escribir más, leer, dibujar e incluso hacer música, también es cierto que he tenido momentos en los que me he sentido muy solo y me hubiera gustado tener algún amigo, o amigos, con quienes hablar de temas en común. Libros, música, arte, o cualquier trivialidad. Sin embargo, nunca he sido una persona muy sociable, y en algunas ocasiones incluso he sentido cierta aversión hacia el resto del mundo.

Viene a mi memoria un recuerdo muy lejano de mi infancia, cuando regresaba con mi padre de una fiesta. La fiesta aún no terminaba, pero nosotros decidimos que ya no nos sentíamos cómodos estando ahí. Los dos caminábamos en silencio rumbo a casa, y repentinamente él dijo: “tienes que aprender que nosotros no somos como ellos, nosotros siempre vamos a estar solos”, e intentó mirar hacia otro lado para que no lo viera llorar. Yo tenía unos 7 años, y en ese momento no supe si lloraba por mí, por él, o por ambos, simplemente lo escuché y seguimos caminando.

“Siempre vamos a estar solos”…

En otras ocasiones, mi padre solía decir, con cierto aire de autosuficiencia “es mejor estar solo que mal acompañado”, y sin darme cuenta, aquella frase se convirtió en una especie de mantra que yo recitaba inconscientemente, en los días más solitarios de mi adolescencia.

Normalmente no pienso mucho en todo esto. Aprovecho la soledad para leer, escuchar música, o hacer alguna otra cosa. Pero hay momentos, hay días, en los que solo me da por pensar. Y entre tantos pensamientos, llega la nostalgia, la melancolía, y en algunos casos, incluso la depresión. Pero no importa, uno se acostumbra a ese tipo de cosas. 

Hubo un tiempo en que la soledad me dolía, hubo días en los que mi soledad era como una carga pesada que me aislaba de todo (incluso de mí mismo), pero aquellos días pasaron, y la he asimilado como algo inherente a mi persona.

Soy un tipo solitario, igual que mi padre, pero aun en mi soledad, puedo decir que he tenido un par de amistades a lo largo de mi vida (las suficientes), y también he tenido algunas relaciones que en su momento me hicieron sentir vivo.

A fin de cuentas, uno siempre está solo, pero no por completo.

Peace & Love

Vértigo 

Bien, aquí vamos… 

No. Un momento. No iba a hablar de ese tipo de Vértigo… 

Yo hablaba del otro… ese que hace que uno sienta que todo el mundo da vueltas. 

Veamos… 

Todo empezó hace unas dos semanas, era viernes, yo regresaba al trabajo después de haber ido a comer y todo parecía ir bastante bien. Sin embargo, sin previo aviso, el mundo empezó a desestabilizarse.

Al principio solo fue un leve mareo. No le di importancia. Tal vez solo estaba cansado, había sido una dura semana de trabajo y era normal que me sintiera así. Por suerte ya era viernes, y podría descansar el fin de semana, leyendo, escuchando música y/o viendo algunas películas. 

Pero no, las cosas no siempre son tan simples, y menos cuando se trata del destino arruinando mis planes.

Aquella noche me dormí, sintiéndome cansado, y con ese leve mareo… Al siguiente día desperté igual (esa fue la primera llamada de atención), y conforme el día avanzó, el “mareo leve” se convirtió en algo mucho más incómodo.

El piso se me movía y en ocasiones era necesario apoyarme en algo para sentir que la estructura de la realidad seguía siendo tan firme y estable como siempre lo había sido. 

Durante el día, los síntomas desaparecían a ratos, lo cual facilitaba mis actividades. Además, el medicamento que me había recetado un doctor hace unos meses me ayudaba un poco (sí, esto ya me había sucedido antes, aunque en aquella ocasión el vértigo sólo duró unos 4 días)... Aquel doctor me había mandado a hacer unos exámenes, pero como los síntomas desaparecieron decidí que no eran tan necesarios. 

Durante la noche el vértigo se agudizaba, sobre todo al acostarme. Era necesario quedarme en una misma posición durante un buen rato para que todo dejara de girar. Todo eso me agotaba bastante. Creo que durante la semana y media que estuve así, me quedaba dormido más por el cansancio mental que por el cansancio físico. 

Y un día, así como llegó, el vértigo desapareció. Probablemente deba ver a algún doctor para tratar mejor los síntomas, o al menos para saber porqué me pasa esto. Según leí, hay más de 300 posibles causas, y varios medicamentos (con sus respectivos efectos secundarios). 

No importa. Por ahora, todo está bien. El mundo ha dejado de girar y yo me puedo mover de un lado a otro sin el temor de que el suelo empiece a moverse. Hoy, incluso pude terminar de escribir este post, así que… Sigamos adelante, hablemos de música, películas, libros, y cualquier otra cosa que se me ocurra.

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.


Peace & Love 

All apologies… 

What else should I be? 

Han pasado varios meses desde la última vez que escribí aquí. Después de vivir durante casi tres años en la ciudad de México, lejos de mi familia y de todos los que conocía, decidí irme a otro lugar. En ocasiones aun me da por extrañar ciertos lugares que solía visitar, pero a fin de cuentas, de eso se trata la vida, de seguir avanzando, de no quedarse en el mismo lugar y de no ser siempre la misma persona. 

What else could I write? 

Durante algún tiempo dejé de escribir (ni siquiera para mí mismo). He notado que eso lo hago con mayor frecuencia cuando me siento triste, o melancólico, o deprimido… Últimamente hay muy poco de eso. Aún así, no he perdido la costumbre (y el gusto) por escribir. Incluso he leído muchas cosas que había escrito en años anteriores y me sorprendió un poco lo mucho que he cambiado. Por eso, espero escribir más y con más frecuencia en mis diarios y el blog (si me dieran un dolar por cada vez que digo eso…). 

In the sun… 

En fin. Aun tengo momentos en los que la nostalgia me invade y me pongo melancólico, pero por primera vez en mucho tiempo me siento realmente bien. Ya no me siento perdido. Me ha costado mucho volver a equilibrar los distintos aspectos de mi vida, y se que aún me queda mucho por hacer, pero aquí sigo. Y como dijo Scott Fitzgerald: mañana correremos más rápido, estiraremos más los brazos, y una buena mañana…

Peace.

El dilema del erizo

Como los erizos, ya sabéis, los hombres sintieron su frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya sabéis, como en los erizos.

Donde habite el olvido, Luis Cernuda.

art18

Fueron casi tres años. Casi tres años de buenos momentos, malos ratos, alegrías, tristezas, discusiones, todo eso, compartido con alguien que parecía ser lo que algunos llaman “la persona indicada”.

Y poco antes del final… ahí estaba yo, solo, contemplando las cosas buenas y las cosas malas, poniéndolas en una balanza que no dejaba de moverse de un lado a otro.

El cálculo debía hacerse fríamente y sin emociones…

Era necesario tomar una decisión…

Una ruptura nunca es fácil, siempre queda el “y qué tal si…” en el aire. Pero ya habían sido demasiados “Qué tal si…” que nos habían hecho volver a intentarlo, y siempre regresábamos al mismo lugar.

No fue algo repentino, lo consideré durante mucho tiempo, lo alargué hasta donde pude, a veces buscando una pequeña esperanza en medio de tantas dudas. En algún momento todo estará bien, me decía a mí mismo, todas las parejas tienen problemas y discusiones, es normal. Pero mientras más lo pensaba, mientras más lo analizaba, resultaba más obvio lo que debía hacer. Y aun así, esperé todavía más.

Y los días se alargaron…

Mis depresiones tampoco ayudaban. Había encontrado una zona de confort y me sentaba cómodamente a contemplar mi miseria, a observar mi propia oscuridad. Me volví adicto a mi propia melancolía. Cuando peor me sentía, ella no estuvo. Y cuando ella me necesitaba, yo tampoco estuve como ella esperaba. Me fui perdiendo dentro de mí mismo, pensando que nada importaba y que no había nada que valiera la pena, volviéndome ajeno al resto del mundo.

Y los reclamos… las quejas por el estado en el que me encontraba, por mi falta de interés en la escuela, el trabajo, en la vida. No la culpo, a veces ni yo mismo me soportaba, pero el suicidio ya me parecía algo demasiado simple, innecesario, y hasta vulgar, así que debía seguir lidiando conmigo mismo.

Fue difícil, pero era necesario tomar una decisión, ¿seguir alargando los días o poner un punto final?.

Dolió… sí, mucho… dolió todo lo que tenía que doler (pero ya solo dolería una vez, una última vez). Ya no habría más discusiones ni expectativas que cumplir, ya no habría nada más. Aún así, tuve que verla a la cara al contarle sobre mi decisión, fingir indiferencia, y escuchar lo que ella tenía que decir, eso dolió un poco más… pero ya no dije nada, solo me quedé callado y esperé, ocultándome tras una máscara de insensibilidad, o tal vez era que ya no había más máscaras y por fin podía mostrarme insensible y sin emociones… quién sabe. Alguien me había dicho por aquellos días que yo era el peor ser humano que había conocido, si lo dijo en tono de broma o realmente lo creía al decirlo, no lo se, y en ese momento, al verla llorar por mi culpa, así me sentí: el peor ser humano sobre la tierra.

Pero ya no había marcha atrás. Arrepentirme en ese momento de la decisión que tomé de manera racional porque mis caóticas emociones no concordaban con tal elección solo habría reiniciado nuevamente el ciclo que tantas veces habíamos repetido.

Nunca he sido bueno para las despedidas, pero al dar por terminada esa conversación, darle la espalda y empezar a caminar… volví a sentirme solo y sin rumbo fijo. Una etapa muy interesante de mi vida (como ella lo había llamado) había terminado, pero no era el fin del mundo (nunca lo es), aún había un camino delante de mí. Y para bien o para mal, debía seguir caminando.

Al final, de eso se trata la vida, únicamente de seguir caminando.

 

Alma mía eterna,
cumple tu promesa
pese a la noche solitaria
y al día en fuego.

Pues tú te desprendes
de los asuntos humanos,
¡De los simples impulsos!
Vuelas según…

~Rimbaud~

Batman v Superman: la trinidad heróica de los cómics llega al cine

El domingo, por fin, pude ir con mi novia a ver Batman V Superman, y es por eso que hoy, por fin, puedo escribir esta reseña/comentario/opinión/crítica/loquesea sobre esta película, que marca el inicio del Universo Cinematográfico de DC (Man of Steel vendría siendo el prólogo, pues se enfocaba solo en Superman y no mostraba a varios héroes juntos… por si pensaban corregirme).

Antes de continuar, les advierto que habrá spoilers….

batman-v-superman-dawn-of-justice-logo

La historia estuvo bien, me gustó, y aunque cumplió con mis expectativas, siento que en el afán de querer mostrar un universo ya establecido, incluyeron muchos detalles, referencias, cameos, etc, en muy poco tiempo. No digo que esté mal, fue emocionante ver a Flash, Cyborg, y Aquaman, aunque solo fuera por un breve momento; pero pudieron enfocarse en Batman y Superman (y Wonder Woman) y dejar a los otros para las siguientes películas. De cualquier manera, funcionó bien. No fue bueno, pero fue lo mejor…

bvs-27172-cc

La introducción, con el asesinato de los padres de Bruce Wayne, me recordó un poco a las escenas de los Minutemen, al principio de la película de Watchmen… claro, tratándose de Zack Snyder.

El conflicto ideológico entre Batman y Superman se manejó bien; el trasfondo filosófico, político y hasta teológico de ese conflicto le añade cierta profundidad… pero la idea de secuestrar a Martha Kent, la madre de Clark, para obligarlo a pelear con Batman, me pareció que forzaba un poco el argumento para acelerar la historia.

6719ef70-0a3c-0133-45a9-0a2ca390b447

En fin, tal como se nos prometió, pudimos ver la batalla entre estos dos íconos del cómic. Y tal como yo esperaba, la batalla se inclinaría a favor de uno y otro, pero sin una victoria definitiva, finalizando con un empate, y uniendo a ambos para enfrentar a un enemigo en común. Bueno, Batman estuvo a punto de clavarle una lanza de kriptonita a Superman, lo cual… si nos ponemos a pensar… hubiera provocado que Doomsday eliminara facilmente a Batman y a Wonder Woman (o tal vez no). Pero, claro, Superman no iba a morir ahí, ¿verdad?…

el-reinado-juicio-final-sombra-muerte-superma-l-erfgbz

… al menos no hasta el final de la película. Lo cual nos lleva al siguiente punto. La muerte de Superman fue un momento histórico dentro del mundo de los cómics, y aunque la película le da ese toque solemne y triste, me parece que, habiendo tantas otras cosas que sucediendo y a punto de suceder, la muerte de Superman pierde fuerza en la película. Pero… como dicen por ahí… C’est la vie.

Otra escena que me emocionó demasiado (incluso más que los videos de los Metahumanos): La aparición de Flash, que da pie a muchas teorías y especulaciones sobre lo que DC y Warner harán en las próximas películas. Y aunque el mensaje del velocista escarlata es preciso y muy vago a la vez, seguramente emocionó a muchos igual que a mí, al recordarnos dos momentos épicos en la historia de Flash:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Flashpoint: cuando Flash cambia el pasado, evitando que su madre muriera, y provocando así una realidad alterna, donde el mundo está a punto de llegar a su fin, por culpa de la guerra entre Atlantes y Amazonas.
  2. Crisis en Tierras Infinitas: donde Flash se supera a sí mismo al enfrentarse al Anti-Monitor, corriendo tan rápido que su imagen es proyectada al pasado y apareciendo frente a Wally West, Batman, y el Joker, advirtiéndoles sobre el fin de los mundos.

En la película, Flash no interactúa directamente con la línea temporal actual, en este aspecto, su aparición es similar a sus proyecciones en Crisis en Tierras Infinitas; sin embargo, a diferencia de aquella ocasión, Flash parece haber aparecido a propósito, para advertir a Bruce acerca de un peligro y pidiéndole que los reúna a todos (una clara referencia a la Liga de la Justicia), en este aspecto, Flash parece haber viajado al pasado igual que en Flashpoint… lo cual nos lleva a preguntarnos, ¿su intervención afectará de alguna manera a los eventos que él (el Flash del futuro) vivió?

En medio de todo esto, sobresale también el sueño (o revelación) de Bruce Wayne, de un mundo gobernado por un Superman que culpa a Batman de haberle quitado a una persona muy importante, algo que ya hemos visto en los cómics…

injustice20-20gods20among20us202013-20036-000

Gal Gadot, como Wonder Woman, me gustó; a pesar de que muchos se quejaron de que su complexión es más delgada y esbelta de lo que se esperaría de una amazona, supongo que estuvo bien. Además, el momento en que ella se lanza con espada y escudo sobre Doomsday, nos muestra a una verdadera guerrera, y no solo a una cara bonita en un equipo de héroes.

2015-07-11_16_02_21-0

De quien más dudaba en esta película era de Lex Luthor, pero resultó ser un Lex Luthor bastante bueno, un genio, manipulador, pero joven e impulsivo a la vez. Si se trata de Lex Luthor o Lex Luthor Jr, por el momento no importa, era el Lex Luthor perfecto para esta historia.

El Batman de Ben Affleck resulta intimidante, serio, y un poco más oscuro que el anterior (el de Christian Bale, que también era bueno), pero sin perder la esencia del millonario, dueño de una gran empresa. Probablemente no sea el Batman perfecto, pero habiendo tantas y tantas versiones, ¿quién puede asegurar cuál Batman sí lo es?; por el momento, es bueno, y su interpretación del caballero de la noche no decepciona.

Y aunque tal vez Henry Cavill no es tan carismático ni irradia esperanza como nos quieren hacer creer en la película, es un buen Superman; tal vez no sea el Superman clásico, pero podría decirse que su interpretación se acerca a la versión de The New 52 o de Injustice, donde su nobleza es opacada por la facilidad con que lo dominan sus sentimientos y emociones.

clarkbrucelex

Lo que viene después de esto, parece muy obvio. Una amenaza que viene del espacio: Darkseid. Algo que ya hemos visto en cómics y películas animadas (como Justice League WAR).

Pero Superman está muerto, Wonder Woman ha regresado oficialmente de su autoexilio y Batman siente la responsabilidad de reunir a los otros metahumanos, tal como se lo pidió Flash. Esperemos que la Liga de la Justicia tenga una historia todavía más épica que la película que mostró, POR FIN, a la trinidad heróica de los cómics en el cine.

4246990-trinity