El camino

camino

 

—Imagina el tiempo como un camino que se extiende infinitamente. En algún punto, tú bajas de los brazos de tus padres y empiezas a explorar un poco, no es la gran cosa, pero te vuelves un experto gateando por aquí y por allá, sin alejarte demasiado de tu punto de partida. Entonces, descubres que gatear ya no es suficiente y aprendes a caminar; es entonces cuando el camino empieza a volverse más interesante y empiezas a ser consciente de tu lugar en él.
En ocasiones, caerás, te quedarás ahí por un rato, y después volverás al camino; constantemente te cruzarás con otras personas que para bien o para mal te acompañarán el tiempo necesario. Algunas veces, al caer, tendrás la sensación de que no puedes continuar más, pero estas personas, al verte en esa situación, se detendrán, y haciendo a un lado lo que tengan que hacer te animarán a seguir. No siempre será necesario que hagan esto pero habrá ocasiones en que esto marcará una gran diferencia y agradecerás todo lo que hacen por tí. Tú también harás lo mismo por ellos (o no, eso dependerá de tí).
Un día, volverás la vista hacia atrás y verás a una de esas personas caminando más lento de lo normal; de la nada, una dama vestida de noche empezará a caminar a su lado, y sin darte cuenta, los perderás de vista. Esto se repetirá un par de veces, y llegará el momento en el que mirar hacia atrás se volverá un hábito que te hará imaginar que ellos, los que ya no están, aun continúan caminando detrás de tí, hasta que, incluso esa imagen se desgaste y desaparezca.
Ahora imagina que llega un momento en el que empiezas a sentirte cansado, el camino parecerá no llevarte a ningún lugar, y justo cuando desees escuchar una palabra de aliento que te motive a seguir descubrirás que realmente estás solo. Entonces, decidirás detenerte por un momento, te sentarás en el suelo y observarás el camino que has recorrido, quizá imaginando escuchar los ecos de viejas conversaciones, o esperando que alguien aparezca, solo para hacerte compañía, pero lo único que podrás distinguir, a lo lejos, será la noche, acercándose, una noche tan antigua como el universo mismo…

—¿Por eso es que hoy estás ahí, mirando al pasado?

—Algo así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s