Random mind…

My mother was of the sky
My father was of the earth
But I am of the universe
And you know what it’s worth.

Water —Mira al espejo.
—¿Qué se supone que debo mirar?
—Solo mira, es interesante…

Él me deja ahí y va a sentarse frente a su computadora; yo me quedo viendo mi reflejo, sintiéndome extraño y ridículo a la vez. No veo más de lo que siempre he podido ver, así que dejo eso y me voy a sentar a la mesa, frente a él.

Me observa y ríe un poco antes de empezar a sondear la situación preguntándome algunas cosas.

—Me siento bien, nada fuera de lo normal— le digo.

Él continúa trabajando en su computadora, y yo me quedo sentado, escuchando la música… empiezo a mover mi cabeza al ritmo de la batería, sobre la que se escucha una guitarra que suena suave y pesada al mismo tiempo.

—¿Te sientes más relajado?— pregunta.
—Ahora que lo mencionas… sí.
—Tu cuerpo se siente ligero, ¿verdad?
—Pues sí, es extraño, pero sí, tienes razón.

Empieza a hablar, dando vagas explicaciones sobre las percepciones sensoriales, el funcionamiento cerebral y otras cosas que se me escapan sin que pueda prestarle atención. Todo es tan ligero y… él… sigue hablando… tal vez debería escuchar lo que está diciendo.

—Empiezas a centrarte en tí y, por un momento, tus preocupaciones parecen ser cosas insignificantes, ¿verdad?
—Sí. Algo así.
—Está bien. Toma un cigarrillo.

Estira la mano y de la cajetilla de Lucky Strike que él acaba de abrir saco un cigarrillo, tomo el encendedor que está en el centro de la mesa y me pregunto en dónde habré dejado mi celular. Bueno, no importa. Aunque me preocupa un poco saber cuánto tiempo ha pasado, me inquieta.

Pasan unos minutos, él sigue hablando, yo sigo observándolo sin prestarle mucha atención. La música tiene un efecto extraño, creo que él lo mencionó en algún momento, los sonidos parecen magnificarse, así como los ritmos, las pausas, la intensidad; ya no solo escucho la música, literalmente empiezo a sentirla… pasamos un buen rato escuchando algunas canciones y el tiempo empieza a pasar sin que nos demos cuenta.

Me pregunto cuánto tiempo ha pasado, el tiempo parece moverse de una manera distinta. Él empieza a hablar, al principio me cuesta un poco ponerle atención.

—… y yo dejé de correr porque me sentía cansado, así que me senté al pie de ese árbol y como sentía que no podía respirar, me asusté un poco…—dice, mientras yo ignoro cómo fue que llegó a esa parte de la narración.

Mi mente intenta enfocarse en diversas cuestiones, pero con cada intento yo empiezo a sentirme cansado. Debo dejar de pensar tanto en tantas cosas, debo relajarme más y poner mi mente en blanco… pero eso me asusta, perder el control, la separación de la mente y el cuerpo. Él mencionó algo sobre su respiración, y curiosamente noto que la mía se vuelve lenta y pesada.

—Creo que me está costando respirar— le digo, intentando disimular mi preocupación.

Él me dice que es normal. La mente funciona de manera muy compleja, y en ocasiones algunos procesos, como la respiración, se realizan de manera “automática”; en este momento, la mente se enfoca en una sola cosa a la vez y pareciera que se olvida de realizar aquellos procesos “automáticos”.

—No, de verdad no puedo respirar, y me cuesta trabajo moverme, no puedo…
—Sí puedes, solo que no te estás concentrando en hacerlo.

Intento moverme y, efectivamente, no me es imposible realizar movimientos simples, aunque lo hago con cierta dificultad.

—Bueno, aun así, me duele el cuerpo, empiezo a sentirlo muy pesado.
—¿Qué te dice eso?
—¿Que todo esto no fue buena idea?
—Jajaja… tú tranquilo… lo que pasa es que necesitas descansar, por eso en este momento tu cuerpo se siente así. Te duele porque, aunque no quieres aceptarlo, estás muy cansado, te desgastas demasiado. Tú solo relájate.

Lo intento, pero apenas empiezo a relajarme siento que la distancia entre la mente y el cuerpo se hace aun más grande, lo que me hace abrir los ojos rápidamente e intentar levantarme, pero un ligero mareo me hace desistir.

—Ya empiezas a preocuparme— me dice él, y sonríe.

¿Está bromeando o lo dijo en serio?

Nuevamente me cuesta respirar. De repente, recuerdo que todas estas sensaciones las había experimentado hace ya un par de años, durante un taller de Palingénesis. En aquella ocasión también me resistí un poco a todas las sensaciones que empezaba a experimentar, pero al final me dejé llevar. Entonces tuve la sensación de haberme enfrentado a conflictos personales externos, ahora mi mayor miedo es que, al parecer, me estoy enfrentando a mí mismo, o tal vez solo estoy exagerando.

La música resulta hipnotizante, no se cuántas veces se ha repetido esta canción; de hecho, no recuerdo si la canción se ha repetido más de una vez o si solo lo estoy imaginando, pero siento como si la hubiera estado escuchando por demasiado tiempo.

Debo levantarme.

Él quita las guitarras del sofá  y yo me siento. Empiezo a sentirme aun más cansado, pero todo empieza a estar bajo control otra vez, ya no me cuesta respirar, y el dolor que sentía en todo el cuerpo vuelve a pasar del plano físico al plano mental. Creo que sí debo descansar más, últimamente mis días han sido muy estresantes. También me doy cuenta de que aun me asusta perder el control de ciertas cosas.

Debo enfocarme en ese punto: saber encontrar orden aún en el caos.

Como sea, ya tendré mucho tiempo para pensar en todo esto, ahora me siento cansado. Cierro los ojos y duermo por un rato. Al despertar me siento más tranquilo y relajado. Me levanto y me doy un baño. Hay muchas cosas que hacer.

Anuncios