Hablemos de películas…

El sábado fui con mi novia al cine y vimos LOS 4 FANTÁSTICOS, la otra opción era PIXELS, pero había que esperar 40 minutos más (aun me arrepiento de no haber esperado esos 40 minutos). La película fue mala, no solo porque no fue fiel al cómic, eso ya lo sabía, lo que no me gustó fue el ritmo de la historia, y… la historia en sí. El mismo director (Josh Trank) había advertido que la versión final era muy distinta de lo que él tenía en mente originalmente, y hasta Reed Richards (bueno, el actor que lo interpreta) dijo que tal vez al publico no le gustaría tanto esta adaptación, y aun así, no creía que llegara a decepcionarme tanto, pero lo hizo. Personalmente, no soy muy fan de los 4 Fantásticos, pero esperaba que esta nueva adaptación no fuera realmente tan mala; vamos, ni siquiera soy fan de Ant-Man y su película al menos fue entretenida, a pesar de las modificaciones que sufrió la historia que ya conocíamos en los cómics.

4fantasticos05

Pensaba hacer una reseña sobre la película pero creo que ya se ha dicho mucho (y se seguirá diciendo aun más) en otros blogs y páginas web. Así que en vez de eso decidí hacer una breve reseña de algunas otras películas que he visto últimamente. Quizá esto se vuelva tradición y lo haga cada mes, quizá no, ya veremos. Por el momento, empecemos con las siguientes.

JURASSIC WORLD

starlord1

Honestamente, no tenía muchas expectativas sobre ésta película. Cuando era niño me gustaban mucho los dinosaurios, y me había emocionado viendo todas las películas anteriores, pero no creía que fuera tan necesario hacer otra, así que, desde que supe que se iba a estrenar Jurassic World, pensé que tal vez no sería tan buena como las otras. De hecho, aquel día fui al cine con mi novia solo a ver si había algo interesante. Las únicas opciones “interesantes” eran Terminator, Intensamente, Jurassic World y los Minions (que, por cierto, ocupaban el 80% de las salas y horarios). Terminator fue descartado por mi novia, y yo me negué rotundamente a ver a los Minions, que aparentemente era nuestra única opción, pues estaba a punto de empezar (en cuatro salas). Afortunadamente, el chico que nos atendió revisó nuevamente y nos dijo que la última función de Jurassic World había empezado hace cinco minutos, y si nos apurábamos, llegaríamos antes de que terminaran los cortos y empezara la película.

La historia me gustó. Al principio parecía que jugaban con nuestras ilusiones, mencionando a los dinosaurios y dándonos pequeñas probaditas de lo que estábamos a punto de ver, pero sin mostrarnos completamente a un dinosaurio, quizá para darnos esa sensación de estar en el parque y no poder aguantar las ganas de ver a esos grandes lagartos de cerca. Como siempre pasa, algo sale mal, el hombre se apoya en todos los medios que tiene a su alcance e intenta no ser devorado. Lo interesante fue la relación entre Star-Lord… ehmmm… digo… Owen Grady y los velociraptores, y el modo en que ellos incluso ayudan a cazar al Indominus Rex (sí, yo también creo que el nombre suena demasiado exagerado… Tostitosaurio sonaba mejor). Mucha gente devorada por dinosaurios, porque no se puede hacer una buena película con dinosaurios sin eso. Los protagonistas salvan el día (si no tomamos en cuenta a todos los muertos), y según tengo entendido, se vienen otras películas más para esta nueva trilogía. Simplemente genial.

ANT-MAN

antman

Como dije al principio, el Hombre Hormiga no es precisamente uno de mis héroes favoritos; sí, debo admitir que después de Age Of Ultron (el cómic, no la película) y Paraíso X, empecé a sentir cierta simpatía por Hank Pym, pero aun así, no llama tanto mi atención como otros héroes (o equipos de héroes). Aún así, su película fue muy buena. Quizás con demasiado humor Disney, pero siempre manteniéndose dentro de lo aceptable (bueno, tal vez saliéndose de lo aceptable un par de veces, pero sin llegar a ser muy molesto).

Hubo cambios en la historia original (la que presentan los cómics), pero no hasta el punto de hacer que nos rasguemos las vestiduras. Paul Rudd logra hacer que simpaticemos con el personaje que interpreta, un ladrón que después de no tener futuro y ver sus opciones agotadas se cruza con el viejo Hank Pym, que le propone continuar con su legado, como Ant-Man; las pequeñas referencias al Microverse y las referencias un poco más directas al equipo de los Vengadores y a los Stark nos ubican dentro del universo que ya todos conocemos y que empezó a conformarse con aquellas primeras películas de Iron-Man.

Al final (antes de los créditos y las escenas post-créditos), descubrimos que Falcon busca a Ant-Man, pues parece que sus habilidades despertaron su interés, conectando de esta manera al solitario Scott Lang con los Nuevos Vengadores y dándonos una pequeña referencia sobre aquel tipo que se columpia entre los edificios de la Gran Manzana y que muy pronto veremos en Civil War (algo que hasta hace algún tiempo parecía imposible). Sencillamente, Ant-Man resultó ser un excelente epílogo para la fase dos del universo cinematográfico.

LITTLE ASHES (Cenicitas)

lorca

Una historia sobre la relación (tanto artística como sentimental) que se dio entre Dalí y Lorca (y Luis Buñuel, aunque con menos protagonismo que los otros dos). La película en sí no es mala, Javier Beltrán realiza una excelente interpretación del poeta Federico García Lorca, mientras que Matthew McNulty hace lo suyo interpretando a Luis Buñuel; ambos logran emular a los artistas con la justa personalidad y carácter  que los hace parecer imponentes, ligeramente por encima de los demás mortales pero sin dejar de ser humanos. El punto débil de la película es Salvador Dalí, interpretado por Robert Pattinson, que pierde fuerza frente a los artistas antes mencionados; y no digo que el actor sea malo, independientemente de que no me guste la saga de Crepúsculo, lo he visto actuar en otras películas y sus actuaciones me han parecido buenas, pero con Dalí, simplemente no me logró convencer de que lo estaba interpretando a él, lo sentí ligeramente sobreactuado, y aunque entiendo que la idea era igualar esa extravagancia propia del artista, siento que no resulto muy convincente su actuación (bueno, ni siquiera me pareció convincente la caracterización).

Y es que, sí, tal vez Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domenech era exageradamente extravagante, demasiado “monárquico y divino” (en palabras del propio Dalí) y muy alejado de los demás hombres normales, que realmente resulta difícil capturar su esencia dentro de una simple actuación… o tal vez lo estoy idealizando y lo que realmente pasó fue que Robert no se esforzó demasiado y terminó arruinando lo que podía haber sido una excelente película.

A pesar de todo esto, como dije, la película no es mala; personalmente, me gustó, y la parte en donde Lorca es apresado y fusilado me conmovió bastante. Otra de mis partes favoritas de la película: Federico García Lorca, recitando un fragmento del Romance de la Guardia Civil Española.

ROBOT & FRANK

robotandfrank}

Casualidades de la vida, aquel día (hace unas dos semanas) salí a recoger unos libros que me iban a vender, y entre ellos estaba el libro Robots: una revolución, de Tom Logsdon, bastante interesante (aun no termino de leerlo); por la tarde, fui con mi novia a comprar algunas cosas y al regresar a su casa, buscamos una película que pareciera interesante, y entre la lista de películas disponibles en Netflix, nos topamos con ésta.

Frank es un viejo ladrón de joyas, jubilado, que vive solo, lejos de la ciudad y que parece mostrar ciertas lagunas mentales. Un día, su hijo le lleva un asistente robótico que lo ayudará en las labores del hogar, pero Frank se niega a depender de un robot. Su otra hija, que se encuentra de viaje, se opone también a la idea y decide regresar a casa para pasar tiempo de calidad con su padre. Sin embargo, cuando ella llega a la casa de su padre descubre que él y el robot han creado una conexión que algunos podrían llamar “amistad”. Lo que ella no sabe es que, además de ser amigo de su padre, el robot se ha convertido en su cómplice, pues trabajaron de manera conjunta para entrar a una biblioteca y tomar una antigua edición de Don Quijote de La Mancha, una perfecta referencia analógica a la imagen que representan Frank (como Don Quijote) y su robot (como Sancho Panza).

Posteriormente, Frank decide robar unas joyas, convenciendo al robot de que este tipo de actividades mantienen su cerebro activo, pero la policía empieza a investigarlo, y el tiene que pensar rápido para que la policía no descubra nada que pueda inculparlo, algo complicado para alguien de su edad que empieza a presentar ya ciertos problemas mentales. El final emotivo no podía faltar. Y durante los créditos se podían ver escenas de algunas demostraciones de robots reales. Una película bastante recomendable.

Y por el momento lo dejaremos ahí, para no hacer muy larga esta entrada del blog y para tener material para futuras publicaciones. Nos leemos en el futuro, damas y caballeros.

Peace&Love

Anuncios

Adiós, una vez más

Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura
Desnudo, desnudo de sangre de alas
Sin ojos para recordar angustias de antaño
Sin labios para recoger el sumo de las violencias
perdidas en el canto de los helados campanarios

—Alejandra Pizarnik

Parece que fue ayer, frase hecha, usada en aquellas ocasiones en que recordamos algo que es tan de uno, que ni el tiempo puede alejar de nosotros mismos. En realidad, ya han pasado dos años. Dos largos años desde aquel último día que estuve con mi padre. Y estos días me ha dado un nosequé, que me puse a recordarlo otra vez.

Hoy es miércoles, pero hace dos años fue lunes. Yo trabajaba en una recicladora. Un mes antes tuve un extraño presentimiento que llegó a mi de manera muy extraña, pues mientras separaba el plástico que se había recolectado aquel día, mi mente comenzó a divagar pensando en una y mil cosas, hasta que de repente imaginé a mi padre (que en aquel momento estaba en casa, acostado en su cama), como en una especie de sueño, él se despedía de mí y me pedía que cuidara a mi madre. Cuando me di cuenta de lo extraño que era eso, sentí un escalofrío e intenté distraerme y pensar en otras cosas, pero ya no pude dejar de pensar en eso.

Aquel lunes, yo me había presentado a trabajar como siempre; aunque la semana anterior yo ya había presentado mi renuncia, me dijeron que tenían que buscar a mi reemplazo y eso tardaría aproximadamente un mes. Sin embargo, a mediodía, me llamaron para avisarme que ese mismo día alguien se presentaría en ese centro de acopio para que yo le entregara las llaves, y que ya solo debía presentarme al siguiente día con mi jefe para firmar mi renuncia.

Regresé a casa por la tarde, ya no tenía trabajo pero podría pasar más tiempo en casa con mi padre, que todos los días se quedaba solo, pues yo me iba a trabajar y mi madre se iba con mi hermana para ayudarle en lo que hiciera falta (mi hermana vendía comida preparada y tenía una tienda). Llegué a casa y mi papá me informó que mi tío (el esposo de la hermana de mi madre) había fallecido; se había puesto mal el día anterior, el alcohol había dañado su hígado, pero nadie esperaba que fuera a morir aquel día. Sus últimas palabras se las dedicó a Dios, un irónico final para alguien que siempre se burló de la religión.

Mientras esperábamos a que mi madre llegara, para informarle del fallecimiento de su cuñado, puse un podcast que quería escuchar desde la mañana. Casualmente, el podcast hablaba sobre la muerte y su relación analógica con el sueño, desde una perspectiva junguiana. Mi madre llegó y al escuchar la noticia llamó inmediatamente a mi tía, para decirle que ya iba para allá. Calentó un poco de comida para mí, y entonces mi padre pidió un poco de pan, lo cual nos pareció extraño, pues llevaba varios días sin comer casi nada; mi madre se alegró al oír eso y se apuró a cortar la mitad de un pan para dárselo. Yo terminé de cenar mientras mi madre se preparaba y le dije que también iría, pues por alguna extraña razón sentía que debía estar en el funeral de mi tío; no es que nos lleváramos bien, de hecho casi no hablábamos, pero el día anterior, por la mañana, lo había visto y se puso a platicar un rato conmigo, quizás presintiendo que era la última vez que nos veríamos.

Como siempre, mi madre me presionó para que me apurara y yo me molesté, pues aunque siempre intentó mantenerme calmado y tranquilo (como mi padre), la verdad es que también tengo un caracter muy fuerte y, en ocasiones, explosivo (como mi madre); le dije que si no podía esperarme un poco podía irse ella sola, pero recapacité al pensar que seguramente a mi padre le dolía vernos discutir de esa manera. Me despedí de él y alcancé a mi madre. Le dimos el pésame a mi tía y a mis primos y mientras mi madre se dispuso a ayudar en lo que hiciera falta, yo me fui a un rincón para conversar con algunos familiares sobre cualquier cosa.

Poco antes de la medianoche mi madre me preguntó si ya me quería ir, para ver si mi papá necesitaba algo (pues estaba ya muy débil y casi no se levantaba de la cama), le dije que en cuanto me tomara mi café, que estaba muy caliente, me iría. Uno de mis sobrinos dijo que me acompañaría, pues ya tenía sueño y se estaba aburriendo. De camino a casa me encontré con unos conocidos, que tenían un grupo de música versátil, a quienes les conté que me había quedado sin trabajo, y me dijeron que justo ellos buscaban a un guitarrista. La idea me agradó bastante, pues podía ensayar con ellos por la noche, y durante el día podía atender a mi padre y acompañarlo. Me despedí de ellos y retomé el camino a casa.

Lo primero que hacía, cada vez que llegaba a casa, era saludar a mi padre y él siempre respondía, aquella noche no respondió. Mi sobrino solo me miraba de lejos mientras yo intentaba despertar a mi padre, cuando por fin me convencí de que ya no despertaría levanté la mirada y mi sobrino lo entendió, solo lo vi dirigirse a la puerta, abrirla y sentarse en la banqueta. Me había quedado sin saldo, no podía dejar a mi padre y tampoco podía pedirle a aquel niño sentado en la acera que fuera solo hasta donde estaban mi madre y mis hermanos. Mi padre siempre me hizo sentir un poco menos solo, pero aquella noche él se había ido, y yo no sabía qué hacer. Eran las 12:30 y no podía molestar a mis vecinos, mis tíos (hermanos de mi padre) vivían con mi abuela, solo a unas casas, pero tampoco sabía qué decirles.

Entonces recordé que otro de mis sobrinos solía conectarse a esa hora en facebook, y sí, lo encontré y le pedí que fuera al funeral de mi tío para avisarles a todos. Él me dijo que iría en ese mismo momento. Antes de que se fuera le pedí que me llevara unos cigarros.

En unos minutos ellos estarían en casa, mi madre lloraría por haber perdido al hombre con quien vivió casi 30 años, mis hermanos la consolarían, alguien más se haría cargo de notificar a quien hiciera falta. Todo estaba bien. Ahora podía tomármelo con calma y despedirme de él. Abracé su cuerpo, que aun estaba tibio, y le agradecí por todo lo que había hecho por mí. Besé su frente y le prometí que me esforzaría por hacer que se sintiera orgulloso de mí. Ya todo estaba hecho, él podía partir, y nosotros seguiríamos aquí, hasta que llegara nuestro momento también.

Salí al patio y comprendí que ahora sí estaba solo. Me fui a la parte más oscura, me arrodillé, y lloré. Escuché a los demás llegar, escuché a mi madre y mis hermanas llorar. Los días siguientes fueron como un sueño. Estando en su ataúd, mi padre abrió los ojos, su mirada estaba ahí, pero él ya no. La noche después de su entierro llovió, y pensé en lo mucho que le molestaba que lloviera de noche, pues tenía mal una pierna y le costaba mucho cruzar el patio lleno de lodo.

Parece como si hubiera sido ayer, pero ya son dos años. Mi vida ha cambiado mucho desde entonces, pero él ya no está aquí para verlo. Y hay días, como hoy, en que siento que lo extraño demasiado.