Ahora que no estás…

El domingo pasado se celebró el día del padre. Mi novia y yo fuimos a casa de su padre; mi madre, junto con mi tía, pasaron el día con mi abuelo, que a su avanzada edad aun parece tener una gran vitalidad, no así su esposa (tercera esposa), que se veía bastante cansada en las fotos que mi hermana me envío por facebook.

Yo siempre he visto esta fecha con cierta indiferencia. Con mi familia (mi padre y mi madre) casi nunca celebré fechas especiales con demasiado entusiasmo, a excepción de algunos cumpleaños, fiestas de fin de año y eventos escolares. Sin embargo, con tantos anuncios sobre el Día del Padre fue inevitable ponerme a pensar en él y recordar tantas cosas.

siestakeysundayfathersday

Él era un hombre serio y callado (varias personas me han dicho que en eso me parezco mucho a él). A pesar de haber sido un niño muy inteligente, no tuvo los recursos para seguir sus estudios y solo alcanzó a terminar la primaria. Aun así, se sentaba conmigo a darme clases de español y matemáticas, y gracias a él logré aprender a leer a los 4 años y antes de entrar a la primaria yo ya sabía sumar y restar con mucha facilidad.

En sus últimos años yo lo ayudaba a acostarse y levantarse de la cama; mi madre nos observaba y me decía lo orgullosa que se sentía de que yo cuidara tan bien de él, y después se ponía a recordar aquellas noches en las que, siendo yo un bebé, mi padre me tomaba en brazos y me sacaba el patio, hasta que yo me cansaba y me quedaba dormido, él podía pasar horas así, decía mi madre, y cuando le pedía que ya se metiera a la casa, él fingía no escuchar y seguía meciéndome en sus brazos; así como él te cuidaba, ahora tú cuidas de él, decía. De esas noches me queda un vago recuerdo de un cielo estrellado y un sentimiento de tranquilidad y seguridad que resulta bastante confortante.

Confieso que durante mi adolescencia lo llegué a odiar, nunca discutimos, pero con nuestra forma de ser, el silencio bastaba para aumentar la tensión entre ambos y demostrar lo disgustados que estábamos uno con el otro. Solo fue una etapa. Cuando mi padre enfermó y quedó desempleado, empezamos a convivir más y descubrí lo parecidos que éramos. Aun recuerdo el día en que le confesé que me había dado por vencido y que ya no seguiría estudiando la ingeniería; esperaba que él me regañara o que al menos me dijera que estaba decepcionado de mí, pero no fue así, se sentó conmigo y me dijo que, después de todo, tal vez eso no era lo mío, y que no importaba lo que eligiera, él me apoyaría en todo.

La noche que él murió, yo fui el primero que lo vio así, sin vida. Lo abracé y le di las gracias por todo lo que había hecho por mí. Aquella noche, cuando mi madre y mis hermanos llegaron a casa, yo salí al patio y lloré a solas. Mi padre era la única persona que parecía entenderme, y con su muerte, el mundo empezaba a parecerme un lugar más solitario.

Después de eso, mi vida cambió. Empecé a salir con alguien. Me fui de casa y viví solo, en la Cd de México. Ingresé a la universidad. Mi ideología y mis creencias cambiaron… y hubo varios momentos en los que me habría gustado que él siguiera con vida, para contarle todo lo que estaba haciendo, para pedirle algún consejo, o simplemente para platicar con él de cualquier cosa.

Y un día, dos años después de su muerte, soñé con él; fue un sueño muy extraño, yo estaba consciente de que estaba soñando, pero él (o la representación onírica de él) parecía no entender porqué me sorprendía tanto verlo ahí, después de tanto tiempo. Le dije que no me hiciera caso, que simplemente estaba feliz de verlo de nuevo, y lo abracé, sabiendo que pronto despertaría, él puso su mano sobre mi cabeza y sonrió. Fue solo un momento, y cuando desperté, yo estaba llorando, pero me sentía feliz.

Ya no me siento solo, conocí a una linda chica de la cual me enamoré, y ahora vivimos juntos. Tal vez él ya no está, pero me siento feliz por haber tenido un padre como él, que estuvo conmigo el tiempo necesario, que me enseñó tantas cosas, y que me ayudó a convertirme en el hombre que soy ahora.

Anuncios

American Gods

Hace un año aproximadamente leí la noticia de que se iba a estrenar una serie de tv basada en una novela de Neil Gaiman. Yo ya había leído Sandman, una novela gráfica escrita por el mismo autor, ademas de los Libros de la Magia (una miniserie de comics que cuentan la historia de un mago muy parecido a Harry Potter que es instruido por Constantine y otros sujetos mágicos de los cómics) y Buenos Presagios (novela escrita en colaboración con Terry Pratchett); y ahora que estaba próximo el estreno de esta serie, tenía que leer esta novela también.

Debo admitir que, simplemente con el título del libro, yo ya estaba enganchado:

mv5bzjvjyzjjm2etzwq2mc00ognkltlmzgytzdk3zjzizte0ngi0xkeyxkfqcgdeqxvynjewntm2mzc-_v1_

Y es que a mí siempre me ha fascinado la literatura fantástica, y la mitología… y las historias de Neil Gaiman casi siempre tienen mucho de ambas.

Pero… ¿De qué trata American Gods?

Bueno, la historia empieza con Shadow Moon, un preso que está a punto de ser liberado. Su condena fue reducida y él está contento de poder regresar a casa, y volver a ver a su novia, Laura. Pero el destino tiene otros planes para Shadow, quien es liberado un día antes de lo previsto, con la noticia de que Laura ha muerto en un accidente automovilístico.

Shadow vuelve a casa, desconcertado y sin saber como reaccionar ante lo que le está sucediendo; en este punto de la historia conoce a un sujeto extraño que le ofrece trabajo, y aunque Shadow se niega, Wednesday (el tipo extraño) se sale con la suya y Shadow termina trabajando para él.

Wednesday no habla de manera directa sobre lo que está haciendo ni porqué lo hace, pero menciona que se está preparando para la tormenta que se acerca, y junto a Shadow Moon, recorrerán un largo camino, y conocerán a personajes bastante peculiares. Como si se tratara de algo normal, Shadow deduce lo que está sucediendo: habrá una guerra, una especie de batalla entre los dioses nuevos y los dioses antiguos.

Pero… un momento. ¿dioses nuevos?

Uno pensaría que los dioses son un concepto anticuado, de civilizaciones viejas que intentaban entender los fenómenos naturales a través de historias sobre magia y seres divinos. En la actualidad, con toda la tecnología, internet y todo eso, la razón parece haber triunfado sobre el pensamiento mágico.

Sin embargo, es precisamente de este mundo tecnológico y avanzado de donde surgen nuevas entidades que son veneradas de manera indirecta. Después de todo, ¿No es la televisión una especie de altar audiovisual al que algunas personas acuden casi de manera religiosa todos los días a la misma hora?, ¿y qué hay de la internet? esa red de redes de la que dependemos tanto, sin darnos cuenta.

Bueno, estos nuevos dioses se están levantando, y los antiguos se desvanecen lentamente. La fe ya no los alimenta como lo hacía hace siglos, y aunque algunos se han adaptado poco a poco, otros simplemente no encajan en este nuevo mundo; pero los nuevos dioses tienen la ventaja de haber nacido aquí, este es su momento, y este es su lugar. Un tipo misterioso está al frente de las deidades modernas, y aunque Wednesday intenta dar batalla, muchos de los que deberían apoyarlo, ya se han rendido incluso desde antes de empezar a pelear. Pero no todo es lo que parece, y a veces las cosas no son tan simples como uno cree.

En medio de todo esto, Shadow es visitado un par de veces por su difunta esposa, aunque ninguno de los dos entiende cómo es posible que ella haya regresado de la muerte. Y para complicar un poco más las cosas (¿todavía más?), él empieza a tener una serie de sueños extraños que parecen transmitirle mensajes importantes.

Shadow deberá tener fe, empezar a creer, y descubrir su propio destino, aunque ese camino lo lleve por lugares que muy pocos mortales han visitado.

Si tienen la oportunidad de leer el libro, háganlo. A mi me gustó la historia, aunque en ocasiones me perdía un poco entre las historias de todos los personajes, los flashbacks, las historias entrecruzadas, etc. De la serie no puedo decir mucho, vi el primer capítulo y no me gustó tanto… tal vez en estos días le de otra oportunidad y me anime a ver el segundo capítulo. Mientras tanto les dejo el trailer de la serie.

 

Nos leemos en el siguiente post.