Las Cuatro Estaciones (Parte 1)

El post de hoy es una recomendación musical. Se trata de una interpretación en Metal Sinfónico de LAS CUATRO ESTACIONES.

No recuerdo cuándo fue la primera vez que escuché un fragmento de esta obra tan conocida de Antonio Vivaldi, pero la primera vez que realmente me interesé en ella fue cuando estaba en la Preparatoria; uno de esos profesores que, además de ser muy estrictos, buscaban inspirar realmente a sus alumnos, había llevado una grabadora a la clase y nos preguntó si alguna vez habíamos escuchado detenidamente alguna pieza de música clásica.

Yo había descubierto mi gusto por la música apenas unos años antes y aunque tocaba la guitarra en una banda que había formado con unos amigos, no sentía mucho interés por la música clásica.

Nuestro profesor nos pidió guardar todas nuestras cosas, cerrar los ojos y escuchar con atención. En la grabadora portátil empezó a sonar La Primavera y también escuchamos un fragmento del Verano, mientras el profesor describía lo que cada parte de la melodia representaba. Escuchar a Vivaldi de esa manera fue realmente interesante, y unos días después, pude conseguir un disco que contenía Las Cuatro Estaciones, y aprovechando mi repentino interés por los clásicos, elegí el Réquiem de Mozart; después de la escuela, escuchaba ambos discos, junto con los de las bandas de rock que por aquel entonces me gustaban.

Aquel profesor me inspiró de varias maneras, y aunque pensaba visitarlo con unos amigos, unos meses después de terminar la Preparatoria, nunca le pude agradecer, pues falleció en un accidente de autos, una mañana, mientras se dirigía a dar clases. Cuando escuché este disco por primera vez, me acordé de él.

Pero dejemos las anécdotas a un lado y pasemos a lo importante…

Por si les interesa, les dejo el link a Spotify, para que puedan escuchar el disco completo.

***************************************

Escape from Hell.

Una puerta se abre, con un crujido antiguo y ominoso. Empieza a sonar la primera canción. Con un sonido fuerte, agresivo, casi desesperado; un prólogo donde se nos advierte que la vida es una niebla en el aire, solo un vapor, y que el tiempo, como una sombra, se desvanece con el crepúsculo. Pero no todo es desolación y desesperanza, pues en estos mismos versos se nos invita a levantarnos y conquistar nuestro propio destino, la rueda ha empezado a girar para nosotros y sólo nosotros podemos darle sentido al cambio de las estaciones y lograr escapar del infierno.

The Illusion of Eternity.

Pasamos a la siguiente canción, que empieza con una melodia inconfundible: ¡ha llegado LA PRIMAVERA!. La vida se hace presente, tan luminosa y llena de esperanza.

Alguien observa el mundo a través de la ventana, y canta con una felicidad contagiosa, una nueva vida florece y hay que festejar. Y aunque sabe que en el mundo también habrá llanto, muerte y confusión, ya habrá otro día para pensar en ello. Ahora debemos cantar, y bailar, pues este es el momento que la vida nos da para celebrar la ilusión de la eternidad. Que la alegría no se vea opacada por nosotros mismos; estamos llorando y muriendo, pero eso es cosa para otro día.

Vita.

Una música suave da inicio a Vita, la tercer canción del álbum. La melodia lenta invita a la reflexión, después de la felicidad que desbordaba la primera canción, ahora todo es tranquilidad, serenidad, una pequeña pausa antes de que un sonido fuerte y pesado nos muestre al nuevo ser que se ha formado. Sus pulmones se llenan de aire y sus ojos se abren… El misterio de la vida haciéndose presente. Aprenderá del miedo, del amor y de la humanidad, el futuro está ante él y el mundo es suyo, es un buen momento para ser libre. Al final, la música se apaga y una voz solitaria canta: Los átomos toman forma, infinitamente, y todas las cosas nacen de la voluntad de vivir.

Euphoria.

Euphoria empieza como un canto a la inocencia. A sus doce años, una niña canta sobre lo maravilloso que es vivir. La euforia es tan fácil de encontrar a esa edad y ella quiere que todos compartan la emoción que ella siente ante la vida. Pero la alegría se mezcla con la confusión, al pasar a la edad de trece años, todo empieza a cambiar; hay dudas, crisis de identidad, y otras cosas que le dicen que una nueva etapa empieza.

No quiere ser juzgada, quiere que la acepten, pues ella es única, solo necesita un poco de tiempo. Es solo una etapa de transición hacia algo mejor, y desde su crisálida canta, resignada pero afrontando el cambio. La música empieza a sonar con un ritmo acelerado, y como si la primavera se negara a marcharse, la música continúa sin ninguna voz que la acompañe, repitiéndose, mezclando solos de guitarra que marcan el final de la primera estación.

Y de la Primavera pasamos al Verano…

Sun of God.

Un piano suena, tranquilo e impasible, como una sombra que se alarga bajo el sol del verano, hasta que la música irrumpe con un estruendo violento, y una voz se impone en medio del caos.

Un ser de cuerpo y mente perfectos se arrastra fuera del barro, rechazando ser un despojo del azar, afirma haber sido creado con un propósito: gobernar al mundo y conquistar al débil. Y con una frase refleja la arrogancia de su personalidad: Levántate, Apolo, y gobierna al mundo.

El sol de dios calienta al mundo y el hijo del hombre ocupa ese mundo… El futuro es tan brillante cuando tienes 21.

Immortal Soul.

La arrogancia se desvanece y da paso a una melodia más tranquila; diez años han pasado, la necesidad de estabilidad y seguridad dan paso a la madurez. Ya no se es el centro de todo, ahora hay que cuidar y proteger a un niño…

Su supervivencia está en sus manos, y él se maravilla ante el milagro de una nueva vida. La mano del niño tomó su dedo, su sonrisa llena de amor, y sus ojos penetraron su corazón. Libre de todo egoísmo, encuentra un propósito en el niño que ha nacido y que ha cambiado su vida.

Thunderstorm.

Y el verano llega a su final, con una tormenta eléctrica de sonidos. Una melodia que cuenta con unos cuantos versos que se pierden en la tormenta, y que a la vez parecen luchar contra la tempestad y proclaman: mi alma se eleva libremente, en control, como en un brillo infinito, fuerte como el acero

***************************************

Y así termina la primera parte del disco, la Primavera y el Verano. La próxima semana escribiré sobre el Otoño y el Invierno. Creo que volveré a escuchar nuevamente este disco. Por el momento, eso es todo.

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.

Anuncios

Tempora Mutantur…

Anoche todo fue celebraciones y música, una cena con la que apenas pudimos, y una rebanada de pastel que casi no me terminaba de lo satisfecho que estaba. Mis hermanos celebraban allá, en donde yo había crecido, y yo aquí, celebrando con quienes ahora son mi nueva familia, y mi madre, que vino de visita. A pesar de la distancia, uno parecía sentir que la fiesta era de todos, y que todos estábamos aquí, y allá, y en todos lados; después de todo, aún con el pesimismo de los que señalaban la ilusión del tiempo y lo ridículo de celebrar un ciclo imaginario, los arquetipos de muerte y nacimiento se fueron haciendo presentes (en casi todo el mundo) en el inconsciente colectivo dando paso a los festejos, abrazos y buenos deseos. Feliz 2018 para todos.

Nos dormimos tarde, y la neblina cubría ya las calles cuando volvimos a casa, enfriando los caminos pero sin acercarse siquiera a enfriar un poco nuestro espíritu, que continúo alegre hasta que se apagaron las luces y nos quedamos todos dormidos.

tumblr_n865jjf9f51rwzqg8o1_500

Hoy, por la mañana, desperté. Seguía haciendo frío. Los dos cachorros que dormían en la sala se despertaron cuando salí del cuarto, y empezaron a seguirme mientras deambulaba, explorando este supuesto nuevo año. Pensé en volver a la cama, tal vez hasta podría dormir un par de horas más, pero inmediatamente rechacé la idea. Me puse un suéter, preparé café, y me senté a escribir (más por una necesidad catártica que por gusto u obligación). Mi madre, que se había despertado, asomó la cabeza y pidió un café para ella también; dejé lo que estaba haciendo y lleve el café a su cuarto, el mío y el de ella; la acompañé un rato y después volví a terminar lo que estaba haciendo.

Mi novia seguía durmiendo en nuestro cuarto, mi madre se volvió a acostar y, después de un rato, los cachorros se aburrieron de jugar y también volvieron a dormir. Yo tenía muchas cosas en qué pensar. Me quedé en la sala, leyendo un poco más; después me fui a acostar también, abrazado a quien, desde hace casi dos años, decidió estar a mi lado.

Por la tarde comimos todos juntos, aprovechando el momento para hablar de esto y de aquello, cosas sin importancia, pero que hacen más agradable la convivencia.

El día se mantuvo frío, y después de recoger los platos, todos volvieron a sus camas. Mi madre recibió un par de llamadas de mis hermanos y de mis sobrinos; yo me quedé en la sala, escuchando.

Mañana, por la noche, empezaremos a preparar todo para llevarla al aeropuerto; después de un mes, volverá a casa. Dos personas cercanas a nuestra familia fallecieron mientras ella estuvo aquí, y algunos problemas familiares se desarrollaron también en su ausencia. No habíamos pasado tanto tiempo juntos desde que mi padre falleció y yo me fui de casa, hace unos cuatro años. Sin embargo, su lugar está allá, con mis hermanos, pues a pesar del afecto que siente hacia mí y que yo siento por ella, nunca fuimos muy cercanos (al menos no tanto como yo lo fui con mi padre), y para mí siempre fue obvio que mi madre se sentía más alegre estando con ellos, con sus hijos, nietos y bisnietos. Se que ella se sentirá mejor cuando esté de nuevo en casa, y aunque en este momento siento un sentimentalismo incómodo, tendré que aparentar, resignarme y repetir, como hace cuatro años: “madre, he ahí a tus hijos; hijos, he ahí a su madre”. Después de unos días, todo volverá a la normalidad.

En fin, el año empieza y hay muchas cosas por hacer. Hoy aproveché para adelantar un par de ellas y empecé a planificar otras. Mañana será un día largo, así que tendré que acostarme antes para poder descansar bien.

Hay quien dice que el tiempo es una ilusión y que el paso de un año al siguiente es solo un invención humana, que en realidad solo existe el presente. Si bien esto puede ser verdad hasta cierto punto, también es verdad que las cosas cambian y que el tiempo se traduce en eso, en el cambio constante y sin final.

“Los tiempos están cambiando y nosotros cambiamos con ellos”, aprovechemos cada día al máximo.

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.