Breve historia de mis navidades pasadas…

de897886d322d9b048e13a9eb3e7bbdf-terry-pratchett-greeting-cards

Mis primeras navidades fueron como las podría recordar cualquier niño, con un pino decorativo, lleno de luces y esferas, y juguetes nuevos. No entendía lo del espíritu navideño (de hecho, no recuerdo haber creído alguna vez en Santa Claus), pero aceptaba las tradiciones y costumbres solo porque sí.

Después crecí, los regalos terminaron, y la Navidad y el Año Nuevo pasaron a ser festividades de las que solo oía hablar, pues en casa eran días como cualquier otro. Recuerdo que incluso hubo un año en que, al no tener nada más que hacer, terminamos de cenar y todos estábamos ya en la cama a las 9:00 p.m. Yo aún no tenía sueño y, a lo lejos, se podía escuchar el alboroto que hacían en algún otro lugar; no les envidiaba nada, no me interesaba celebrar nada de todas formas, pero sentía curiosidad.

Con la adolescencia sentí la necesidad de mostrar cierta rebeldía ante todo lo que me rodeaba, y cada navidad yo me esforzaba en tomar una postura negativa, afirmando que yo no celebraba nada, y que de todas formas era hipócrita fingir un espíritu de unidad y compañerismo en esas fechas. Cuando tenía quince años, alguien me rompió el corazón unos días antes de navidad (ahora que lo mencionó me parece gracioso decirlo así, pero en aquel momento me pareció algo realmente duro y difícil de superar), junto con mi reforzada actitud apática, supuse que marcaría el momento en que yo decidiría odiar de manera definitiva esta festividad. Pero sucedió todo lo contrario, pues aquel año mis hermanos (todos ellos, casados y con hijos) decidieron reunir a toda la familia, y por primera vez en mi vida, sentí lo que era el verdadero espíritu navideño. Sí, ya se que suena cursi, pero así fue.

A partir de entonces, nos reuníamos cada año, y nos la pasábamos muy bien. En una de esas navidades, mi hermano consiguió fuegos artificiales, de esos que iluminan el cielo con muchos colores. Hubo juegos de mesa, y aunque mi padre no participaba mucho en nuestras bromas y juegos, nos miraba desde su lugar y sonreía. Esa fue la última navidad que él estuvo con nosotros. Irónicamente, grabé muchos videos aquella noche, pero al revisarlos, meses después, me di cuenta de que no había ninguno en donde apareciera mi padre.

La siguiente navidad nos reunimos de nuevo. En esa ocasión mi familia conoció a la chica con la que salía en aquel entonces. Todos hacían bromas y comentaban lo extraño que era para ellos poder conocer a mi novia, pues siempre aparenté tener poco interés en establecer una relación sentimental con alguien; lo cual demuestra lo poco que mi familia me conocía, pues yo ya había salido con un par de chicas antes, solo que aquella era la primera vez que llevaba a mi novia a conocer a mi familia.

Prepárate para la etapa más interesante de tu vida, eso había dicho ella cuando empezamos a salir. De alguna manera, así fue; unos meses después me fui a vivir a la Ciudad de México y todo cambió. Mi siguiente navidad la pasé ahí, en un pequeño cuarto que yo rentaba. La soledad de ese lugar me resultaba acogedora, y el hecho de vivir en una ciudad tan grande me parecía interesante.

Aquella relación sentimental duró más que las que había tenido antes, pero a pesar de todo, y como a veces sucede, se terminó. Uno de los últimos recuerdos que tengo con ella es de la última navidad que pasamos juntos. Estábamos de visita con mi familia, discutimos antes de dormir, ella estaba molesta y dejó de hablarme, yo salí al patio a pensar. Unos días antes yo había quedado de verme con una amiga, pero por temor a que mi novia se molestara, cancelé la salida. No tenía muchos amigos y me emocionaba un poco poder salir a tomar un café con alguien; sin embargo, mi novia era un poco celosa y, de vez en cuando, malinterpretaba las cosas. Viendo las estrellas pensé en todos los momentos que estaba dejando pasar, visualicé los caminos que había recorrido hasta entonces y medité por un buen rato. Al siguiente día fingimos que nada había ocurrido, pero yo ya había decidido que debía hacer algo para mejorar mi relación o, si eso no era posible, terminar de manera definitiva.

Eso fue hace tres navidades, después de eso conocí a alguien y todo fluyó de manera natural. Después de ir y venir, de subir y bajar, sentí que por fin encontraba algo de estabilidad.

Esta última navidad la pasé con mi novia y su familia, y mi madre, que vino de visita.

Suelo ver distintas opiniones respecto al tema de la navidad, gente que no la celebra, religiosos que arremeten contra ella, gente apática, otros que exageran el espíritu de compañerismo y unidad. Yo, prefiero observarla como una época que une a las personas, un momento que hay que aprovechar, pues nunca sabes si será la última navidad que pases con tus familiares y amigos. Sobre el tema del amor y la unidad, a pesar de que sigo creyendo que son sentimientos falsos, hay que creer en ello, pues solo creyendo es como los volvemos reales.

Se que la Navidad ya pasó hace unos días y que lo que ahora está en la mente de todos es el Año Nuevo, pero igual quise escribir este post antes de que el año termine. Por cierto, les recomiendo ver la película Hogswatch, basada en uno de los libros de Terry Pratchett, aquí les dejo una de mis escenas favoritas.

 

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.

Peace&Love

Anuncios

Ahora que no estás…

El domingo pasado se celebró el día del padre. Mi novia y yo fuimos a casa de su padre; mi madre, junto con mi tía, pasaron el día con mi abuelo, que a su avanzada edad aun parece tener una gran vitalidad, no así su esposa (tercera esposa), que se veía bastante cansada en las fotos que mi hermana me envío por facebook.

Yo siempre he visto esta fecha con cierta indiferencia. Con mi familia (mi padre y mi madre) casi nunca celebré fechas especiales con demasiado entusiasmo, a excepción de algunos cumpleaños, fiestas de fin de año y eventos escolares. Sin embargo, con tantos anuncios sobre el Día del Padre fue inevitable ponerme a pensar en él y recordar tantas cosas.

siestakeysundayfathersday

Él era un hombre serio y callado (varias personas me han dicho que en eso me parezco mucho a él). A pesar de haber sido un niño muy inteligente, no tuvo los recursos para seguir sus estudios y solo alcanzó a terminar la primaria. Aun así, se sentaba conmigo a darme clases de español y matemáticas, y gracias a él logré aprender a leer a los 4 años y antes de entrar a la primaria yo ya sabía sumar y restar con mucha facilidad.

En sus últimos años yo lo ayudaba a acostarse y levantarse de la cama; mi madre nos observaba y me decía lo orgullosa que se sentía de que yo cuidara tan bien de él, y después se ponía a recordar aquellas noches en las que, siendo yo un bebé, mi padre me tomaba en brazos y me sacaba el patio, hasta que yo me cansaba y me quedaba dormido, él podía pasar horas así, decía mi madre, y cuando le pedía que ya se metiera a la casa, él fingía no escuchar y seguía meciéndome en sus brazos; así como él te cuidaba, ahora tú cuidas de él, decía. De esas noches me queda un vago recuerdo de un cielo estrellado y un sentimiento de tranquilidad y seguridad que resulta bastante confortante.

Confieso que durante mi adolescencia lo llegué a odiar, nunca discutimos, pero con nuestra forma de ser, el silencio bastaba para aumentar la tensión entre ambos y demostrar lo disgustados que estábamos uno con el otro. Solo fue una etapa. Cuando mi padre enfermó y quedó desempleado, empezamos a convivir más y descubrí lo parecidos que éramos. Aun recuerdo el día en que le confesé que me había dado por vencido y que ya no seguiría estudiando la ingeniería; esperaba que él me regañara o que al menos me dijera que estaba decepcionado de mí, pero no fue así, se sentó conmigo y me dijo que, después de todo, tal vez eso no era lo mío, y que no importaba lo que eligiera, él me apoyaría en todo.

La noche que él murió, yo fui el primero que lo vio así, sin vida. Lo abracé y le di las gracias por todo lo que había hecho por mí. Aquella noche, cuando mi madre y mis hermanos llegaron a casa, yo salí al patio y lloré a solas. Mi padre era la única persona que parecía entenderme, y con su muerte, el mundo empezaba a parecerme un lugar más solitario.

Después de eso, mi vida cambió. Empecé a salir con alguien. Me fui de casa y viví solo, en la Cd de México. Ingresé a la universidad. Mi ideología y mis creencias cambiaron… y hubo varios momentos en los que me habría gustado que él siguiera con vida, para contarle todo lo que estaba haciendo, para pedirle algún consejo, o simplemente para platicar con él de cualquier cosa.

Y un día, dos años después de su muerte, soñé con él; fue un sueño muy extraño, yo estaba consciente de que estaba soñando, pero él (o la representación onírica de él) parecía no entender porqué me sorprendía tanto verlo ahí, después de tanto tiempo. Le dije que no me hiciera caso, que simplemente estaba feliz de verlo de nuevo, y lo abracé, sabiendo que pronto despertaría, él puso su mano sobre mi cabeza y sonrió. Fue solo un momento, y cuando desperté, yo estaba llorando, pero me sentía feliz.

Ya no me siento solo, conocí a una linda chica de la cual me enamoré, y ahora vivimos juntos. Tal vez él ya no está, pero me siento feliz por haber tenido un padre como él, que estuvo conmigo el tiempo necesario, que me enseñó tantas cosas, y que me ayudó a convertirme en el hombre que soy ahora.

Año nuevo

Pero algo me hace despertar
por las noches para oírla respirar,
y éste es mi lugar, y todo pasará.
—Año Nuevo, División Minúscula

Miro por la ventanilla del autobús y pienso, pienso en lo que debo hacer, un nuevo año empieza y siento la necesidad de encontrar un nuevo rumbo. Ella me mira y pregunta si me pasa algo, yo le respondo que me duele un poco la cabeza y me siento algo mareado, ella no puede evitar preocuparse y me dice que al menos me tome una aspirina. Le digo que no es nada y que ya se me pasará, y aunque ella insiste, termina cediendo y se limita a preguntarme a ratos si aun me siento mal. Ella toma mi mano, la miro, ella sonríe, yo sonrío con ella y le doy un beso. Vuelvo a mirar hacia la ventanilla y sigo pensando.

Tengo algunas cuentas pendientes que debo pagar, el dinero apenas y me alcanzará esta quincena, necesito buscar otras fuentes de ingreso, o un trabajo en el que me paguen un poco más. En donde estoy actualmente no me va tan mal, pero cuando empecé a trabajar ahí, me dije a mí mismo que solo sería algo temporal, mientras buscaba un mejor empleo. Ya llevo casi nueve meses trabajando ahí. Mi tío cree que debo regresar, que estando en casa no me iría tan mal, y si así fuera, podría contar con el apoyo de mi familia (sobre todo mi familia del lado materno, pues del lado paterno solo me queda mi tío). Lo he considerado, sí, volver a casa por un tiempo, pero no, necesito continuar en el camino que he elegido, porque después de todo, ese es MI camino, y no el de los demás. Tengo algunos planes y proyectos pendientes que espero poder realizar en el transcurso de este año, y volver a casa (aunque solo sea de manera temporal) significaría un retroceso en todo lo que ya he logrado.

Hace tiempo, escuché a alguien decir que si pudiéramos observar nuestro futuro y pudiéramos ver todos nuestros éxitos y fracasos, comprenderíamos que todos ellos serán (en su momento) temporales, que así como tenemos malos ratos, también tendremos rachas de buena suerte (y viceversa), por eso no debemos preocuparnos ni confiarnos demasiado, todo es pasajero. Esa manera de pensar me ha ayudado a vivir sin muchas preocupaciones, y a encontrar cierta templanza ante todas las situaciones que se me han presentado; aunque, claro, era más fácil pensar así cuando no había que pagar la renta y el trabajo era algo opcional y no algo realmente necesario. Pero como dije, todo es temporal, preocuparse está de más.

De repente, entre la oscuridad, se empiezan a distinguir algunas luces, a lo lejos, un pequeño oasis de iluminación urbana que parece crecer mientras nos acercamos. Poco a poco, las luces empiezan a acercarse más, a rodearnos, algunas construcciones empiezan a aparecer, por todas partes, y ya casi estamos en la ciudad. Llegamos a la central de autobuses del sur. Vamos a buscar algo para cenar. Ella vuelve a casa, y yo regreso al cuarto que estoy rentando. El año apenas empieza y queda mucho por hacer.

Apartment

***