American Gods

Hace un año aproximadamente leí la noticia de que se iba a estrenar una serie de tv basada en una novela de Neil Gaiman. Yo ya había leído Sandman, una novela gráfica escrita por el mismo autor, ademas de los Libros de la Magia (una miniserie de comics que cuentan la historia de un mago muy parecido a Harry Potter que es instruido por Constantine y otros sujetos mágicos de los cómics) y Buenos Presagios (novela escrita en colaboración con Terry Pratchett); y ahora que estaba próximo el estreno de esta serie, tenía que leer esta novela también.

Debo admitir que, simplemente con el título del libro, yo ya estaba enganchado:

mv5bzjvjyzjjm2etzwq2mc00ognkltlmzgytzdk3zjzizte0ngi0xkeyxkfqcgdeqxvynjewntm2mzc-_v1_

Y es que a mí siempre me ha fascinado la literatura fantástica, y la mitología… y las historias de Neil Gaiman casi siempre tienen mucho de ambas.

Pero… ¿De qué trata American Gods?

Bueno, la historia empieza con Shadow Moon, un preso que está a punto de ser liberado. Su condena fue reducida y él está contento de poder regresar a casa, y volver a ver a su novia, Laura. Pero el destino tiene otros planes para Shadow, quien es liberado un día antes de lo previsto, con la noticia de que Laura ha muerto en un accidente automovilístico.

Shadow vuelve a casa, desconcertado y sin saber como reaccionar ante lo que le está sucediendo; en este punto de la historia conoce a un sujeto extraño que le ofrece trabajo, y aunque Shadow se niega, Wednesday (el tipo extraño) se sale con la suya y Shadow termina trabajando para él.

Wednesday no habla de manera directa sobre lo que está haciendo ni porqué lo hace, pero menciona que se está preparando para la tormenta que se acerca, y junto a Shadow Moon, recorrerán un largo camino, y conocerán a personajes bastante peculiares. Como si se tratara de algo normal, Shadow deduce lo que está sucediendo: habrá una guerra, una especie de batalla entre los dioses nuevos y los dioses antiguos.

Pero… un momento. ¿dioses nuevos?

Uno pensaría que los dioses son un concepto anticuado, de civilizaciones viejas que intentaban entender los fenómenos naturales a través de historias sobre magia y seres divinos. En la actualidad, con toda la tecnología, internet y todo eso, la razón parece haber triunfado sobre el pensamiento mágico.

Sin embargo, es precisamente de este mundo tecnológico y avanzado de donde surgen nuevas entidades que son veneradas de manera indirecta. Después de todo, ¿No es la televisión una especie de altar audiovisual al que algunas personas acuden casi de manera religiosa todos los días a la misma hora?, ¿y qué hay de la internet? esa red de redes de la que dependemos tanto, sin darnos cuenta.

Bueno, estos nuevos dioses se están levantando, y los antiguos se desvanecen lentamente. La fe ya no los alimenta como lo hacía hace siglos, y aunque algunos se han adaptado poco a poco, otros simplemente no encajan en este nuevo mundo; pero los nuevos dioses tienen la ventaja de haber nacido aquí, este es su momento, y este es su lugar. Un tipo misterioso está al frente de las deidades modernas, y aunque Wednesday intenta dar batalla, muchos de los que deberían apoyarlo, ya se han rendido incluso desde antes de empezar a pelear. Pero no todo es lo que parece, y a veces las cosas no son tan simples como uno cree.

En medio de todo esto, Shadow es visitado un par de veces por su difunta esposa, aunque ninguno de los dos entiende cómo es posible que ella haya regresado de la muerte. Y para complicar un poco más las cosas (¿todavía más?), él empieza a tener una serie de sueños extraños que parecen transmitirle mensajes importantes.

Shadow deberá tener fe, empezar a creer, y descubrir su propio destino, aunque ese camino lo lleve por lugares que muy pocos mortales han visitado.

Si tienen la oportunidad de leer el libro, háganlo. A mi me gustó la historia, aunque en ocasiones me perdía un poco entre las historias de todos los personajes, los flashbacks, las historias entrecruzadas, etc. De la serie no puedo decir mucho, vi el primer capítulo y no me gustó tanto… tal vez en estos días le de otra oportunidad y me anime a ver el segundo capítulo. Mientras tanto les dejo el trailer de la serie.

 

Nos leemos en el siguiente post.

Hablemos de libros

tumblr_static_arno9v6el3c44ok8kow40woc0_640_v2

Saludos, damas y caballeros, después de un fin de semana bastante tranquilo y sin muchas novedades, y un lunes atareado y lleno de pendientes, estamos nuevamente por aquí. Por el momento, decidí hacer un post express, partiendo de una imagen que vi en facebook. La idea es bastante simple, así que comencemos…

Libros2

1.- Un libro que compré pero no leí: En realidad son varios los libros que he comprado y que AÚN no he leído, pero ya los tengo en la lista de espera: After Dark de Murakami, El Rey David de Gerald Messadie, Las armas secretas de Julio Cortazar, y varios títulos más. Cada vez que salgo a algún lugar y paso por alguna librería de viejo, no puedo evitar asomarme y revisar entre los estantes la gran variedad de títulos y autores, hasta que de repente alguno llama mi atención y me lo llevo (casi siempre termino comprando dos o tres).

after_dark-haruki_murakami-9788483835470l97897069037302-5

2.- Un libro que no leí pero presumí: Aquí podría mencionar La Ilíada y La Odisea (que aun tengo pendientes), ya que en la preparatoria nos pidieron leer ambos libros, y como siempre, dejé todo hasta el final. Mientras todos andaban ocupados leyendo, tomando apuntes y memorizando, yo pasaba las tardes haciendo otras cosas… un día antes del examen leí dos o tres resúmenes en internet y pasé con 9 la asignatura.

9D6275_CAJA_HOMERO_LAYER-Marks-LAYER-Pages_CAJA_W1_F

3.- Un libro que leí pero no entendí: aunque al principio entendía muy bien el libro y su lectura me atrapó, algunos capítulos de Breve Historia del Tiempo (de Stephen Hawking) me parecieron un poco complicados, y después de leer varias veces un párrafo terminaba igual, sin entender mucho de qué iban ciertas cosas, así que pausaba mi lectura y resolvía mis dudas, buscando información sobre el tema en Google.

breve-historia-del-tiempo

4.- Un libro que mejor vi en película: Los Juegos del hambre (solo he visto la primera) y Divergente (ésta me gustó más, pero igual no pienso leer los libros). En general, las sagas juveniles no llaman mucho mi atención, pero estas historias no parecían taaan malas, así que decidí ver las películas 🙂

7d60cd08-be3a-49f9-a42a-61665015f866

5.- Un libro que me obligaron a leer: el año pasado, empecé a leer un libro que me pareció muy interesante, sin embargo, la lectura resulta en algunos puntos demasiado repetitiva y tediosa. Pensé en dejar ese libro a la mitad, pero he decidido leerlo cada vez que pueda, sin presionarme demasiado para terminarlo, pero obligándome a terminarlo algún día: El libro que mata a la muerte o libro de los Jinas de Mario Roso de Luna.

image_1165_1_96123

6.- Un libro que me quitaron las ganas de leer: Antes de que se volviera tan popular, leí algo acerca de un libro llamado 50 sombras de Grey, que tocaba temas sexuales, de sadomasoquismo, etc, etc…, pero empecé a leer las críticas y me di cuenta de que no era tan bueno; afortunadamente, entre tantas críticas, alguien recomendaba alternativas de literatura erótica mucho más interesantes y mejores que ese libro, y así fue como conocí a Guillaume Apollinaire y Las once mil vergas (sí, así se llama, aunque algunos le quieran cambiar a “Los once mil falos”).

cincuenta-sombras-de-grey  13435387

Y así llegamos al final de este post. ¿Qué libros recuerdan ustedes?

Actualmente, yo estoy leyendo El Rey de Hierro, de Maurice Druon, del cual ya les estaré hablando en otra ocasión.

Nos leemos en el futuro… Peace & Love.

Recapitulemos…

Buenos días (o tardes, o noches), damas y caballeros. Estamos de regreso.

starlord1

Después de unas pequeñas micro-vacaciones, he regresado con la intención de levantar nuevamente (¿nuevamente?) este blog y actualizarlo con mayor frecuencia (rayos, empiezo a sonar como en el blog anterior), así que nos pondremos al día con lo que ha sucedido de este lado del monitor hasta ahora, cosas que seguramente a ninguno de ustedes les interesan, pero al menos a mí me sirven para llenar de palabras una nueva entrada y fingir que soy un blogger activo.

Un blogger activo… qué mal que de todos los blogs que antes formaban parte de mi lista de visitas diarias obligadas ya muy pocos se actualicen y la mayoría solo sean el recuerdo de lo que alguna vez fue un espacio creativo e interesante. Claro, uno también forma parte del problema, pues a diferencia de aquellos días en los que el tiempo sobraba para hacer muchas cosas (entre ellas, leer y dejar comentarios en esos blogs), actualmente, con el trabajo, las responsabilidades y todo lo demás, apenas y alcanza el tiempo para desocuparse un rato y leer con calma algún blog sobreviviente. Aún así, espero poder hacerme un espacio entre el trabajo y mi vida diaria para venir a escribir y leer otros blogs también.

En fin… recapitulemos. Actualmente, mi vida está dividida en:

~El tiempo que paso con mi novia: después de dos años de noviazgo y un poco más de conocerla (por cierto, ella también era blogger), me hace muy feliz poder estar con alguien con quien comparto muchas cosas y que ha sabido aguantarme bastante bien durante mis malos ratos. Ya sea para salir a comer, ir al cine o simplemente quedarnos en su casa a ver alguna película, siempre es agradable pasar mi tiempo con ella (incluso durante aquellas pequeñas discusiones que son inevitables en toda relación).

~El tiempo que le dedico a la lectura: ya sea un libro o algún cómic, nunca puedo dejar de leer, y no es por sonar pretencioso; de hecho, si hablo de algún libro no es para presumir que leo sino más bien para recomendarlo. Hace un par de días terminé de leer 20 días en el mundo de los muertos, de Jorge Adoum, y actualmente estoy leyendo El complot mongol y Breve historia del tiempo. Dentro de los cómics, leo Amazing Spider-Man (hace unas semanas terminó el evento Spider-verse, del cual ya hablaremos aquí), Hellblazer, American Vampire, Guardians of the Galaxy, Sandman, y Secret Wars (ese terrible evento que unificará los distintos universos Marvel en uno solo, alterando toda la continuidad de las historias… cómo odio eso; aun así, estoy leyendo ese “evento Marvel” también).

stanleesimpson

~El tiempo que le dedico a la música: Definitivamente, la música siempre será parte importante de mi vida, así sea escuchando música en mi iPod cuando voy de donde estoy viviendo actualmente al trabajo (y de regreso) o en mi cuarto, o practicando las canciones de la banda en la que estoy… no, no se emocionen, es un proyecto que apenas empieza, aunque espero que logremos hacer algo interesante.

~El tiempo que le dedico al dibujo: no soy un gran dibujante, lo reconozco, y aunque apenas estoy aprendiendo por mi propia cuenta algunas cosas, me gusta dibujar de vez en cuando para relajarme… aunque eso no ayuda mucho cuando lo hago de noche y termino desvelándome por querer terminar algún dibujo.

MAGIK1

~El tiempo que paso escribiendo: si, aunque no lo crean, aun escribo. Principalmente para el Proyecto 33, que se basa en la idea de que se puede escribir un cuento por semana, empecé hace algunas semanas, y aunque me retrasé un poco con la publicación de los cuentos (se supone que esta es la semana 8), no quitamos el dedo del renglón. Al principio el Proyecto 33 también incluía una parte poética (con la colaboración de Alejandra Sosa), pero hace unos días ella me dijo que estaba trabajando en un poemario que contenía algunos poemas que publicamos en el blog, y ya que lo iba a mandar a un concurso de poesía decidimos quitar los poemas del Proyecto 33 para evitar problemas. Aunque también escribo (o al menos espero empezar a hacerlo más seguido) en este blog, y en un diario personal que tengo en casa (algo que se supone que nadie leerá hasta el día en que yo abandone este plano existencial).

Treintaytres

~Y, claro, el tiempo que dedico al trabajo: porque como todo hombre independiente que vive solo, necesito tener una fuente de ingresos para no morirme de hambre. Al principio, y considerando que el tipo que me había ofrecido trabajo antes de venirme al DF desapareció, decidí que trabajaría en lo primero que encontrara, y para bien o para mal, lo primero que encontré estaba a dos cuadras de donde vivía, una Bodega Aurrera Express, que si bien no era precisamente lo que buscaba me ayudó a pagar la renta, comer y salir adelante. Después conseguí trabajo en una oficina (donde estoy actualmente), cuando un amigo de mi novia me avisó que él dejaría de laborar aquí, dejando el puesto disponible. No me puedo quejar, la contabilidad no es lo mío, pero tampoco es demasiado complicado. Además, tengo los fines de semana libres, mientras que en la tienda mi día de descanso variaba de una semana a otra, y casi siempre me quedaba con la sensación de que ese día no me alcanzaba para hacer muchas cosas. Y como ya habrán sospechado, desde la oficina puedo conectarme a internet por ratos. Definitivamente no me puedo quejar.

10949699_840158266051568_5850130684215841770_n

Así que, por el momento, creo que eso es todo. Ya nos pusimos al corriente, desempolvamos un poco este blog y tenemos los sistemas funcionando correctamente. Esperen el próximo post, próximamente, y no olviden visitar el blog del PROYECTO 33, comenten los cuentos que publique y, si quieren, pueden compartir también para que otras personas los lean.

Nos leemos en el futuro, damas y caballeros… Peace&Love

Orden

“La locura es un sombrero que se quita
y se pone a conveniencia”

~Fran Alonso

¿Ya les conté sobre la obsesión que tengo con los números y el orden? no puedo leer el volumen dos o volumen tres de una obra si no he leído el volumen uno, así como no puedo ver la segunda parte de una película si no he visto la primera. La única excepción a esta regla personal y privada la hice con Mundodisco #17, que de todas formas, me llevó a leer Mundodisco 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7… tal vez cuando llegue al 16, vuelva a releer el 17 antes del 18, pues sospecho que, aunque ya lo haya leído, no podré pasar del 16 al 18 simplemente fingiendo que el orden no se ha alterado.

Hace algún tiempo empecé a leer La Tercera Ola, de Alvin Toffler, pero me di cuenta de que el libro que tenía en mis manos era el volumen 2, así que, con esa sensación de vacío que me provocan este tipo de cosas, decidí que no debía continuar y lo dejé. No es tan malo, pensé, solo había leído las primeras páginas, nada que me obligaba a terminar ese libro (porque, claro, otra de esas manías que tengo es la de nunca dejar a medias ningún libro). Desde entonces he leído algunos otros libros (siempre de manera ordenada, sin saltarme ningún volumen de ninguna serie, siempre siguiendo un orden).

El fin de semana pasado por fin pude conseguir el Volumen 1 de La Tercera Ola y pude empezar a leer esta obra; la persona que me vendió el libro también me dijo que tenía otro libro, que contenía la obra completa, por si me interesaba, pero entonces tendría un volumen único y el volumen 2 (que ya tenía anteriormente), y, claro, mis manías no me permitirían tales transgresiones en el orden de las cosas.

Como sea, ahora puedo leer tranquilamente La Tercera Ola.

Sin embargo, al hacer una pausa en mi lectura, veo que estos libros son en realidad los números 9 y 10 de una “Biblioteca de Divulgación Científica”, y antes de seguir leyendo pienso que… tal vez… sería apropiado conseguir la colección completa.

Nota #1: Investigando un poco he descubierto que la Biblioteca de Divulgación Científica que planeaba completar está conformada por 100 libros (con autores como Alvin Toffler, Carl Sagan, Isaac Asimov, Bertrand Rusell, Erwin Schrödinger, B. F. Skinner, Desmond Morris, entre otros).

Nota #2: Creo que completar la colección me tomará más tiempo del que había considerado.

Nota #3: El jueves iré por los dos volúmenes de Introducción a la Ciencia de Isaac Asimov (Ciencias físicas y ciencias biológicas) con una persona que prometió apartarlos para mí.

Enero

El primer mes de este año está a punto de terminar, y la verdad, no me ha ido tan mal.

Tengo un nuevo trabajo, en donde me pagan más de lo que ganaba en el anterior, me puse en contacto con un bajista que andaba en busca de un guitarrista para su banda, y casualmente, adopté a una pequeña gatita.

image

Mis lecturas han sido un poco variadas: Hechicerías, de Terry Prattchet (que es una especie de parodia/tributo al Hamlet de Shakespeare), El libro de Enoc (uno de los tantos libros apócrifos que no entran dentro del canon bíblico), y El Aleph, de Borges, un libro que me habían recomendado desde hace tiempo y que yo quería leer desde que mi novia me regaló un libro donde se estudia la literatura de Borges desde la perspectiva psicoanalítica de Freud y Lacan (mi novia me compró ese libro porque recordaba que yo había leído varias obras de cierto escritor argentino, y aunque después supo que no era Borges sino Cortázar, el libro igual me gustó bastante).

Mi música favorita en estos momentos sigue siendo “Legado de Una Tragedia II”, de la cual, probablemente, hablaré muy pronto por aquí. He vuelto a escuchar a Nightwish, y aun me emocionan de un modo inexplicable muchas de sus canciones, como la primera vez que las escuché, cuando iba en preparatoria. También he estado practicando con la guitarra para demostrarles a estos chicos lo interesante que sería tenerme en su grupo (mi audición es el sábado, aunque por lo que he platicado con el bajista, lo más seguro es que sí me quede con ellos).

Mi colección de cómics sigue aumentando: Swamp Thing, Sandman, Hellblazer, Y The Last Man, Preacher, American Vampire, We3, The Amazing Spider-Man, Joe The Barbarian, son algunos de los títulos que he estado comprando. Probablemente comente algunos de ellos en este sitio próximamente.

Y, bueno, supongo que aunque he tenido malos ratos, no me puedo quejar. Uno de mis primos me habló para decirme que quizás venga pronto al DF, lo cual me llevó a pensar que sería mejor si entre los dos rentábamos un departamento más amplio, ya que el cuarto en el que actualmente vivo es un poco pequeño para que dos personas vivamos en él. También consideré la posibilidad de solicitar un crédito y optar por comprar un departamento en vez de estar pagando renta, pero ya veremos qué sucede.

Creo que ya es hora de dormir. Llevaba un buen rato sin escribir nada aquí y quise ponerme al corriente, aunque sea escribiendo acerca de cosas un tanto cotidianas y aparentemente sin importancia.

Gracias por su atención, damas y caballeros. Nos leemos pronto.

Prólogo

Nota escrita la noche del 24 de Diciembre del 2014, en algún lugar de la ciudad:

1505926_show_ART_POS_default

Hace dos años, leí una frase en un libro, la cual tomé como un sutil presagio: “Hay una vieja maldición, dice: ojalá vivas tiempos interesantes”; hace un año y medio, recibía una promesa (que también resonaba con pequeños ecos proféticos) de alguien que recién entraba en mi vida -como un rayo que me partía los huesos y me dejaba estaqueado en la mitad del patio-: “prepárate para la etapa más interesante de tu vida”; hace ocho meses salí de mi casa y dejé a mi familia para buscarme a mí mismo; hoy, en este pequeño cuarto, en vísperas de Navidad, escuchando a Brahms y a Berlioz, y acompañado únicamente por mi soledad, me detengo a reflexionar un poco, y algo me dice que a pesar de aun no haberme encontrado, la verdad es que no estoy tan perdido.

Y, por un momento, siento que todo está bien…


Llevo varios días sentado frente a la computadora, esperando el momento indicado para volver a escribir, momento esquivo que no llegaba y me obligaba a tomarme pequeños descansos de esta larga espera para leer, escuchar música, salir al trabajo o para hacer otras cosas rutinarias, cosas normales que todo hombre normal debe hacer.

Hoy, sin buscarlo, ese momento llegó. Mientras descansaba después de un largo día de trabajo, entre una pieza de Brahms y otra de Berlioz, después de la cena (no tan navideña, pero lo suficientemente apetecible como para llamarse cena), decidí abrir el editor de texto de esta computadora y empecé a escribir.

(Pequeña pausa, en la que vuestro humilde escritor se detiene a verificar si realmente es él quien está escribiendo, y no se trata solo de un breve momento de locura en el que el deseo de volver a escribir lo ha llevado a observar, en primera persona, un universo alterno, en el que él está escribiendo… una vez verificado esto, podemos proseguir)

Podría escribir y escribir, extendiédome cada vez más, como aquel que quiere ponerlos al tanto de todo lo que me ha llevado a estar en el lugar en el que me encuentro, pero la idea principal de este texto es simplemente la de ser un breve prólogo para los textos que vendrán después,  un pequeño texto introductorio que, sin decir nada realmente, sirva como punto de partida de este nuevo blog.

Para empezar, debo señalar que, aunque hace algunos meses anuncié por todos lados (y hasta el hartazgo) mi decisión de ponerle punto final a un blog que ya no me inspiraba a escribir en él (ya sea por las pocas visitas, por el poco interés que yo ponía en él, o simplemente porque consideraba que esa etapa había llegado a su fin), la verdad es que nunca dije que dejaría de escribir de manera definitiva, ya que esto es más bien una necesidad para mí, la posibilidad de escribir nuevamente en un blog, o en algún otro medio, seguía ahí. Y aunque he estado escribiendo en algunos cuadernos breves notas personales, a modo de diario, la idea de volver a escribir en internet seguía pareciéndome algo lejano. Hoy, sin embargo, al escribir este “prólogo”, ya estoy pensando en lo siguiente que escribiré, lo cual es una buena señal.

También he pensado que, paralelamente a lo que publique en este blog, podría empezar a escribir algún libro de cuentos o, si las musas me lo permiten, alguna novela corta, probablemente en formato electrónico, pero… tranquilo, un paso a la vez. Ya habrá tiempo para planificar de manera correcta todo lo demás.

Así que, no teniendo más que agregar a lo que ya se ha dicho, les doy la bienvenida, y me despido con una frase que me acaban de compartir hace algunos minutos en facebook (cuando ustedes lean esto esos minutos serán más bien horas o días, pero qué importa):

“Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey del espacio infinito”