Por fin… Un (no tan) merecido descanso.

Me alegra que mi jefe se haya apiadado de nosotros y dejara de lado esa absurda idea de hacernos trabajar el 16 de Septiembre.

Siendo las 2:15 de la mañana, aún se puede escuchar la música en algunos lugares cercanos; a mi no me gusta mucho celebrar este tipo de fiestas, en la medida de lo posible, casi siempre intento evitar cualquier celebración que implique socializar con un grupo considerable de personas; en su lugar, he preferido quedarme en casa, a cenar con mi novia, vimos algunos capítulos de una serie de tv, y en cuanto ella se quedó dormida, me puse a leer un rato.

Todo está muy bien, dijo Neruda. Sin duda.

Anuncios

El cuestionario Proust…

 

Saludos, damas y caballeros.

Por fin tenemos computadora e internet en casa.

Ya teníamos una laptop, y con mi plan de datos podía navegar desde el celular hasta el cansancio, pero… bueno… ya saben, no es lo mismo.

Extrañaba poder sentarme frente al escritorio, ante la luz inquisidora de la pantalla, y escribir… como solía hacerlo hace tanto tiempo.

Así que… supongo que el blog ya no estará tan abandonado. Y también podré retomar algunos viejos proyectos e iniciar otros nuevos que tengo en mente desde hace un buen rato.

Ya habrá tiempo para todo eso. Un paso a la vez, dice el Mago.

writer-at-work

En fin…

Revisando los viejos archivos del blog me topé con algunas publicaciones como ésta, de hace poco más de un año, y me sorprende ver cómo ha cambiado mi vida en este tiempo. Todo ese hastío acumulado que me hacía sentir que estaba llegando a un callejón sin salida ahora solo es un viejo recuerdo que poco a poco se desvanece.

Junto a esas publicaciones, también encontré borradores que nunca llegué a publicar, uno de ellos contenía el famoso Cuestionario Proust (para quien no sepa de qué se trata, puede googlearlo… o simplemente dar click aquí); así que decidí actualizarlo y publicarlo hoy, mientras termino de editar los demás posts que pronto publicaré también por aquí.

 

Comencemos con el interrogatorio…

1. ¿Principal rasgo de su carácter?

Introvertido.

2.  ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre?

La lealtad.

3.  ¿Y en una mujer?

La inteligencia.

4. ¿Qué espera de sus amigos?

Simplemente poder contar con ellos cuando los necesite.

5.  ¿Su principal defecto?

Mi impuntualidad, o tal vez mi misantropía.

6. ¿Su ocupación favorita?

Leer, definitivamente leer (Cuentos, novelas, cómics, lo que sea).

7. ¿Su ideal de felicidad?

Los días libres en los que no tengo ningún compromiso y simplemente puedo disfrutar del día haciendo cualquier cosa (o ninguna).

8. ¿Cuál sería su mayor desgracia?

Darme cuenta que he llegado al límite de todo lo que puedo hacer y que de ahí en adelante, todo se vuelva monótono y rutinario… afortunadamente, aun hay muchas cosas por hacer.

9.  ¿Qué le gustaría ser?

La mejor versión de mí mismo.

10.¿En qué país desearía vivir?

Tal vez suene un poco cliché, pero… yo diría que Francia… aunque también me gustaría visitar España, o Argentina, .

11.  ¿Su color favorito?

Negro.

12. ¿La flor que más le gusta?

No se… ¿Tulipanes?

13. ¿El pájaro que prefiere?

El colibrí.

14. ¿Sus autores favoritos en prosa?

Julio Cortázar, Terry Pratchett, Haruki Murakami, Neil Gaiman, Isaac Asimov, John Kennedy Toole, Jack Kerouac…

15.  ¿Sus poetas?

Charles Baudelaire, Alejandra Pizarnik, Pablo Neruda, Juan Gelman…

16. ¿Un héroe de ficción?

John Constantine.

17.  ¿Una heroína?

Silhouette (Watchmen).

18. ¿Su compositor favorito?

Uhmmm… no se… Paganini, Dylan, Morrison, Lennon, Saul Hernandez…

19. ¿Su pintor preferido?

Van Gogh, el Bosco, Dalí, Remedios Varo…

20. ¿Su héroe de la vida real?

Mi padre.

21. ¿Su nombre favorito?

Luis.

22. ¿Qué hábito ajeno no soporta?

Los chismes.

23. ¿Qué es lo que más detesta?

A la gente que habla mal de otros solo para sentirse mejores.

24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo?

Veo a la historia de un modo muy objetivo, incluso los personajes más crueles o sádicos me son indiferentes (algunos hasta me parecen interesantes)

25. ¿Un hecho de armas que admire?

Las cruzadas.

26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer?

Volar, tal vez.

27. ¿Cómo le gustaría morir?

De manera tranquila, rodeado de personas que me quieran y con la satisfacción de haber logrado todo lo que me propuse en vida.

28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo?

Apacible, con cierta inclinación hacia la melancolía.

29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia?

La ignorancia.

30. ¿Tiene un lema?

El del Mago solía ser Peace&Love… personalmente no tengo uno en especial.

 

Y eso fue todo. Supongo que el próximo año volveré a responder las preguntas y compararé mis respuestas; ustedes también pueden hacerlo, si gustan.

Nos leemos en el siguiente post, damas y caballeros.

Peace&Love…

Despersonalización

Separas la vista del monitor y te sientes extraño. Sí, eres yo, pero eres el yo que actúa, el yo que siente las cosas, yo soy YO, el que vive de pensamientos, de percepciones, de ideas… normalmente somos uno, funcionando en perfecta sincronía. Pero, como decía, en este momento te sientes extraño, como si el mundo real fuera una construcción artificial, una imagen holográfica, irreal, y lo es, porque aunque interactúas con él de forma física, solo llegas a conocerlo y comprenderlo a través de mis pensamientos e ideas.

Creo que alguien te llama (nos llama), y antes de que pueda responder, ya estás de pie, y empiezas a caminar. Ahora yo soy el que se siente extraño. Tu desplazamiento es mecánico, eres una máquina orgánica… ehmmm… casi perfecta. Pero mi desplazamiento es etéreo, como un velo que, teniendo su origen en la parte superior de tu cuerpo, se deja agitar y ondear en el aire.

Como dije, tú y yo somos uno, pero de vez en cuando, la realidad se torna extraña y sucede esto.

Las voces se oyen lejanas y con un eco que me incomoda, como viniendo de un lugar distante, aunque sean pronunciadas por personas que están apenas a unos pasos de mí. La atmósfera se siente densa, mi mente se siente abotargada, y mi cuerpo, demasiado extraño, casi ajeno a mí.

Es algo que me pasa desde que tenía unos 7 u 8 años. Recuerdo que en una ocasión, al intentar describir esto a mi padre, le dije que sentía como si mi alma intentara salir de mi cuerpo; mi padre solo me lanzó una mirada de desaprobación y nunca lo volví a mencionar a nadie, hasta hace algún tiempo, cuando se lo explique a mi novia.

Sentimiento de Despersonalización… el nombre lo encontré hace poco mientras navegaba en internet y por fin supe cómo llamar a lo que me pasaba. Llevo ya muchos años así, sin saber en qué momento pasará o cuánto durará. Aunque he aprendido a tolerarlo, no puedo decir que ya esté acostumbrado.

En fin, en este momento me siento así, pero ya se me pasará.